La foto presidencial de Macron es la mejor lección de imagen pública que puedes aprender en estos momentos

Emmanuel Macron provocó sorpresa en la segunda vuelta electoral para elegir presidente de Francia, quien solo logró el triunfo en dos distritos.

La imagen pública de las personalidades políticas se ha mantenido en un constante aprendizaje, que ahora toma el escenario digital y entiende lo que pasa dentro de este segmento, en una apuesta con la que ahora se busca generar mayor impacto con la ayuda de canales como las redes sociales.

Comunicar a través de las redes sociales es un fenómeno que se puede dar de forma controlada, sin embargo, al tratarse de plataformas democráticas, donde no se discriminan contenidos, estrategias o fenómenos espontáneos, ocurren cualquier cantidad de fenómenos que atañen al marketing político.

El marketing político ha tenido episodios de los que ha aprendido gracias a la presencia de las redes sociales. Un ejemplo ocurrió con Rubí, una quinceañera que protagonizó un fenómeno viral a nivel nacional, donde se invitó a todo el país a acudir al festejo por cumplir 15 años. Esto dio la oportunidad a su padre Crescensio Ibarra, luego de que el asesor en marketing político, Marco Sifuentes, advirtiera a través de su cuenta de Facebook, lo que podrían ser las aspiraciones de Ibarra por ser candidato a la presidencia municipal de Villa de Guadalupe, San Luis Potosí. Mientras que su hermano y tío de Rubí, podría estar aspirando a la alcaldía de Charcas.

Ahora, dentro de este contexto en donde el marketing político aprende de las redes sociales, hemos encontrado una oportunidad clave para lograr comunicarnos dentro de estos canales. Ejemplo de ello lo hemos encontrado con las reacciones que ha provocado en redes la imagen oficial de Emmanuel Macron como presidente de Francia.

La imagen se ha convertido en una interesante lección de imagen pública, pues además de que Macron la ha publicado a través de su cuenta de Twitter, este tomó de fondo los jardines presidenciales que se ven gracias a las ventas abiertas de su despacho, mientras descansa sus puños en el escritorio y esboza una ligera sonrisa, flanqueado por las banderas de Francia y la Unión Europea, siendo la aparición de esta última, un fuerte mensaje que confirma su discurso de campaña, en el que se pronunció por una Europa unida.

Como estrategia, según especialistas consultados por El País, les ha parecido emular lo que realizó Barack Obama para su segundo mandato, donde dejó la sobriedad de lado y aparece de brazos cruzados y sonriendo fuertemente.

Los preparativos de la imagen oficial de Macron, capturados por Sibeth Ndiaye: