La fórmula básica para una estrategia de Marketing de Contenidos exitosa

Existe una gran cantidad de herramientas que presumen satisfacer aquella obsesión de muchos mercadólogos de llegar de manera más directa y relevante a sus clientes y prospectos. Sin embargo, alta sofisticación y gran presupuesto ya no son requisitos indispensables para participar en las ligas mayores, ya que aspectos como la creatividad y la persuasión han cobrado mucha más importancia en un mundo en el que las redes sociales y las múltiples plataformas ofrecen una gran variedad de “puntos de contacto” entre una empresa y sus consumidores, los cuales abren la posibilidad a resultados asimétricos.

Advertisement

También es cierto que, vivimos en un mundo de contenidos con un internet que cada día genera y nos ofrece mucha más información de la que podemos (y queremos) procesar. Hoy, más que nunca, accedemos constantemente y consumimos a gran escala una enorme diversidad de contenidos en un entorno cada vez más dinámico. Ya sea en redes sociales, medios tradicionales o plataformas “alternas”, el contenido es lo que “conecta” a las personas, despierta el interés, condiciona juicios, detona emociones y genera identidad. Ante este hecho, existe una alternativa muy práctica y sencilla que si bien, no es lo último en marketing, puede ser un arma muy eficaz para persuadir a los consumidores y desarrollar un vínculo auténtico con una empresa; el Content Marketing.

El Content Marketing engloba todos los formatos del marketing que involucran la creación y distribución gratuita de contenido informativo y relevante, con el objetivo de atraer prospectos, retener clientes y obtener una acción redituable por parte de los mismos.

Desarrollar Content Marketing puede ser mucho más fácil de lo que muchos piensan, aunque al mismo tiempo puede tener sus puntos delicados. A continuación, menciono los tres pasos básicos para desarrollar una campaña de Content Marketing:

1) Identifica tu audiencia

Como en cualquier iniciativa relacionada a la mercadotecnia, lo más importante es definir quién es tu audiencia (cliente), es decir, a quien le deseas hablar. Conocer a tu cliente implica tener bien identificados a aquellos a quienes quieres dirigir el desarrollo de un contenido, que sean sujetos a ser “persuadidos” para desencadenar una acción redituable para tu empresa.

2) Desarrolla un contenido interesante

Cómo dice el dicho: “el contenido es el rey y la calidad es la reina”. Una vez que sabes a quienes les quieres hablar, es muy importante determinar el contenido que les quieres hacer llegar. Ya sea desarrollo nuevo o curación de contenidos, es muy importante entender perfectamente lo que tu audiencia (clientes) quiere ver, leer o escuchar. La calidad del contenido no se determina por lo profundo y acertado de un material que desarrolles, sino por el interés auténtico y la empatía que genera, así como cuanto persuade a un grupo de personas para atraerlas hacia tu marca.

3) Utiliza una plataforma de interacción adecuada

Desde las redes sociales tradicionales (Facebook y Twitter), hasta redes especializadas (P.ej. LinkedIn para profesionistas), en conjunción con YouTube o Vimeo para video, Snapchat (para audiencias más jóvenes), Instagram o Pinterest para imágenes relacionadas, determinar la plataforma correcta para hacer llegar un contenido atractivo y relevante a tu cliente o audiencia detectada es imprescindible

¿Cuáles son tus criterios para evaluar si un contenido es lo suficientemente relevante o no? ¿Conoces quién podría ser tu audiencia más adecuada? Te invito a que sigas la conversación en Twitter @CarlosLuer o en este espacio. Nos seguimos leyendo por aquí.