La formalidad de un atuendo “business casual”

Muchas empresas han optado por permitir un dress code más relajado que el de negocios, pero eso no significa que vestir casual te haga verte informal y poco profesional.

Cada vez es más común escuchar que en las empresas se utilice el código de vestimenta “business casual” o “casual de negocios”, pero pocas veces sabemos cómo lograr ese punto medio entre el traje y la vestimenta casual.

Pero ¿Sabes distinguir entre vestirte casual o informal? En el Diccionario Oxford se define el término “business casual” como “un estilo de ropa que es menos formal que la ropa tradicional de negocios, pero que aun así, pretende dar una impresión profesional”.

Uno de los mayores riesgos de llevar este estilo es perder la proyección de formalidad y la credibilidad en los negocios; como menciona Darlene Prince, presidenta de Well Said Inc. y autora del libro “Well Said!: Presentations and Conversations That Get Results” (“¡Bien dicho!: Presentaciones y conversaciones que obtienen resultados”) “muchos hombres y mujeres altamente inteligentes, bien calificados y capaces, a menudo son descalificados o despedidos porque ‘no se venden por lo que valen’, y la falta de apariencia profesional los frena. La ropa no determina la competencia y la credibilidad reales de una persona; sin embargo, influye en la percepción de los demás y esa realidad impacta las oportunidades de carrera”.

Por esta razón, es importante reconocer los códigos de vestimenta de la empresa que formamos parte, ya que en cada organización se usa algo distinto dependiendo del sector al que pertenecen, tipo de clientes, tamaño de la empresa, clima, cultura, entre otros; pero todas coinciden en tener una proyección profesional de acuerdo con los valores empresariales.

A continuación te comparto el tipo de vestimenta que entra dentro del concepto “Business casual”:

Para las mujeres: camisa o blusas de manga corta o 3/4, pantalones de vestir, faldas y vestidos a la rodilla, blazer, zapatos cerrados o semicerrados de medio tacón o planos, maquillaje y accesorios discretos.

 

Para los hombres: camisa de vestir con cuello y manga larga, pantalones chinos o de vestir, suéter o blazer, zapatos y cinturón de piel y accesorios que lo complementen como un reloj de correa metálica.

 

Recuerda que tu imagen es una herramienta para alcanzar el éxito y por ende debes proyectar formalidad y profesionalismo, ¡Úsala a tu favor!