La estrella de Chivas, ¿buena o mala experiencia de marca?

En su afán por hacer partícipe de la marca al consumidor, Puma también ha generado en éste sentimientos negativos como ansiedad e incertidumbre.

Crear experiencias que permitan al consumidor vivir una marca de forma diferente, llegando incluso a sentirse parte de la misma, es una de las tendencias que mayor fuerza ha cobrado dentro del marketing en años recientes, independientemente de la industria de la cual nos encontremos hablando.

En el mundo del deporte, a diferencia de lo que sucede en muchas otras industrias, el consumidor vive inmerso en el día a día de su equipo favorito y se encuentra particularmente abierto a cualquier tipo de iniciativa que le permitan sentirse parte del equipo, no importando que éstas no sean tan espectaculares como las que se realizan en otras industrias. De tal modo, una simple firma de autógrafos puede representar una experiencia de marca fuera de serie para un verdadero fanático.

Con tal idea en mente, fue que la firma alemana Puma y el Club Deportivo Guadalajara decidieron implementar una curiosa estrategia para el Apertura 2017 de la Liga Bancomer MX. Para quienes desconozcan la situación de la cual estoy hablando, la expongo brevemente:

Con el objetivo de hacer partícipe a la afición de Chivas de la obtención de su más reciente título dentro del balompié mexicano, el conjunto tapatío y su sponsor técnico decidieron dejar fuera del escudo la décimo segunda estrella (correspondiente al décimo segundo título obtenido por las Chivas), esto con la intención de que los seguidores mismos tuvieran la oportunidad de colgar ellos mismos la estrella en su indumentaria y sentirse así parte de la victoria obtenida en mayo pasado ante Tigres.

Si bien de entrada la idea parece atractiva e incluso logró que más de un aficionado rojiblanco sonriera, dicha sonrisa poco a poco se diluyó ante las evidentes dificultades que implica adherir la dichosa estrella en la indumentaria, pues aún cuando muchos de nosotros hemos añadido parches térmicos a alguna de nuestras prendas en algún momento de la vida, el hacerlo en una playera de futbol es algo que se debe pensar varias veces.

Así, lo que en un inicio parecía una interesante iniciativa, poco a poco comenzó a generar preocupación en los seguidores de Chivas; realizar mal el proceso, echar a perder la estrella, quemar la playera (con costo de 1,299 ó 2,199, dependiendo de la versión), colocar mal el parche y echar a perder la pieza fueron algunas de las preocupaciones de los seguidores del Rebaño Sagrado, quienes no tardaron en expresar su descontento a través de las omnipresentes redes sociales.

Más allá de lo expresado en redes sociales, el citado problema quedó en evidencia el pasado fin de semana previo al juego Chivas vs Toluca, pues según reportó el Diario Deportivo Récord, los aficionados del cuadro local se dieron cita en el Estadio Chivas con varias horas de anticipación para acudir a las tiendas del estadio y solicitar la colocación de la bendita estrella por la módica cantidad de 50 pesos.

Es evidente, que ni la preocupación por quemar la playera ni ninguna otra circunstancia evitará que los seguidores del conjunto jalisciense adquieran la indumentaria al tratarse ésta de un jersey de colección por el simple hecho de ser la playera de campeón. Entonces, si bien la estrategia ideada por Puma y Chivas no es la más brillante del mundo, es probable que no afecte las ventas de una de las prendas de ropa más solicitadas del país (y no sólo hablando en el terreno deportivo).

Anúnciate en la edición especial "Guía de Compras 2020" de la Revista Merca2.0. Regístrate gratis aquí.