La estrategia de McDonald’s para conectar con el consumidor millennial

mcdonalds-servicio-mesa

Sabemos que en el sector del fast food no tiene sus mejores momentos, pues pese al nivel de ventas a nivel mundial, estos han experimentado una ligera caída con el paso de los años. Esto es algo que las marcas pretenden cambias y McDonald’s está apostando mucho para conectar los nuevos hábitos del consumidor.

Ya desde hace un tiempo, la compañía de hamburguesas mantiene firme una estrategia que busca transmitir el menaje al consumidor que ha implementado diversas mejoras encaminadas al customer experience.

Una de ellas está apoyada en la tecnología, particularmente en los dispositivos móviles. Ejemplo de ello son los kisoskos digitales que ha estado instalando en sus establecimientos que permiten a los clientes realizar sus pedidos a través de una plataforma digital que, en combinación con su nueva modalidad de servicio a la mesa, ofrecen al cliente una experiencia más confortable y práctica.

De acuerdo con Steve Easterbrook, CEO de McDonald’s, la compañía tiene la meta de instalar estos quisoscos en mil tiendas cada cada trimestre, durante los próximos dos años.

McDonald’s tiene ingresos superiores a los 22 mil 820 millones de dólares, pero registra una tendencia a la baja desde 2013, cuando reportó ingresos por 28 mil 110 millones, según cifras proyectadas en Statista.

El objetivo, es presentar nuevas opciones a los consumidores. “Pueden ordenar a través del móvil, así como las formas tradicionales ya existentes. Se puede pagar y personalizar la comida de diferentes maneras. Creo que estamos tratando de agregar más opciones y variedad”, según el ejecutivo en entrevista con la CNBC.

Este tipo de tecnología que incluye los kioscos digitales de autoservicio, se complementa con tableros de menú digitales y la aplicación denominada Mobile Order & Pay de McDonald’s, con versiones tanto para iOS como para Android con opción de servicio móvil.

La instalación de este tipo de kioscos ya se completó en mercados como Canadá, Australia y Reino Unido, actualmente trabajan en los establecimientos de Estados Unidos (lo mismo que en Francia y Alemania) pero, por lo que propone la compañía estadounidense, es probable que llegue a otros mercados como el asiático y, por qué no, el Latinoamericano, como en México.