x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La estrategia de Ford para salvarse tiene un obstáculo: China

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La reestructuración de Ford para enfrentar los desafíos de la industria automotriz se topa con una menor demanda en China, y eso afecta sus resultados.
  • Las ventas en el gigante asiático siguen en baja en China

  • El mercado asiático es clave para sumar volumen al plan de reestructuración lanzado en 2018 por la compañía de Detroit

  • El foco está puesto en las camionetas, en las SUV y en el desarrollo con VW de e-cars y en la autoconducción

Ford anunció en 2018 un enorme plan de reestructuración que le costará unos US$ 11.000 millones. La estrategia es audaz e incluye, incluso, eliminar gradualmente la producción de todos sus sedanes, excepto el icónico Mustang.

La idea es reenfocar la compañía hacia camionetas y SUV.

El plan también implica liberar capital para aumentar sus proyectos de desarrollos de vehículos eléctricos y autónomos y la reducción de aproximadamente el 10% de su fuerza laboral.

Sin embargo, el plan no dará resultados rápidamente, tampoco es eso lo que esperaba Jim Hackett, el CEO. Basta decir que el proceso durará hasta 2022.

Sin embargo, y aunque a esto lo saben los inversores, es natural que se impacienten si, como pasó ahora, los números del tercer trimestre fiscal de la compañía muestran finanzas complicadas, con una rebaja en las expectativas de ganancias para lo que resta del año.

El reporte dado a conocer este miércoles por Ford es el primero desde que Moody’s le rebajó la calificación crediticia al estado de “no deseado” en septiembre pasado.

Entre las explicaciones para la menor expectativa hacia el final del año está la fuerte caída en la demanda de los consumidores, principalmente en China.

El fabricante dijo que espera obtener unos US$ 1.500 millones menos que los previamente pronosticados.

Los inversores de la compañía estadounidense esperan por mejores resultados, pero la paciencia se agota. Las acciones de Ford alcanzaron un mínimo en casi una década en diciembre, y todavía se cotizan por debajo de US$ 10 por acción, publicó CNBC.

Hackett, en julio y cuando dio los resultados del segundo trimestre, dijo que “el rediseño global de Ford” estaba impulsando “cambios positivos”. Habló también de “signos discretos de estabilidad en China”, algo que luego no se verificó en el segmento siguiente, con bajas en las ventas en el gigante asiático. “La empresa está mejorando, creemos, y es sólida en términos de crecimiento, flujo de caja y rentabilidad”.

Ford anunció en junio también el cierre de varias plantas en Europa y dio fin a una fábrica de camiones histórica en Brasil.

China es clave en el crecimiento. Según la marca estadounidense anunció en abril, producirá su primer vehículo utilitario deportivo a baterías en ese país este año, como parte de un plan de un trieño para desarrollar 30 modelos para el mercado automotor más grande del mundo.

De acuerdo con lo que había expresado en ese momento Chen Anning, director ejecutivo de Ford China, “confiamos en que esta transformación comercial nos permitirá crecer con vehículos y servicios más competitivos, a ‘la velocidad de China’”.

Las ventas de Ford en China disminuyeron un 36,9 por ciento en 2018, cayendo hasta las 752.243 unidades.

El mercado automotor general de China registró un descenso, pero del 2,8 por ciento, debido a una desaceleración económica y una menor demanda de los consumidores. Fue la primera contracción de desde 1992.

Ford necesita lanzar modelos que atraigan a los jóvenes conductores chinos, que buscan cada vez más conectividad digital, mejor diseño de interiores y nuevas funciones. Es por eso que apuesta a los autos eléctricos.

Sinergia entre Ford y VW

Entre las estrategias de crecimiento, Ford anunció a mediados de año que expandió su alianza global con Volkswagen con la suma de colaboración en vehículos eléctricos y tecnología de auto-conducción.

Puntualmente, la profundización de la alianza hará que VW invierta US$ 2.600 millones en Argo AI, la startup sobre tecnología sin conductor respaldada por Ford.

Por su parte, Volkswagen le entregará a Ford acceso a la plataforma base en la que VW anclará los vehículos eléctricos que planea lanzar al mercado a mediados de la década que viene.

Ford tiene varios socios comerciales en China. A fines de 2017, firmó un acuerdo por US$ 754 millones con Anhui Zotye Automobile para establecer una empresa conjunta centrada en automóviles eléctricos. La compañía (propiedad conjunta 50-50) es conocida como Zotye Ford Automobile y comenzaría la producción en la provincia de Zhejiang en 2020.

Zotye Ford Automobile, la compañía que integra Ford en China para hacer autos eléctricos.


Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados