La entrega a domicilio se suma al registro nacional de drones

Argentina confirmó nuevas regulaciones para uso de drones en repartos a domicilio. Los dispositivos están administrados por el organismo que ordena la aviación civil, y ahora suma exigencias para propuestas comerciales.

Bigstock

La entrega a domicilio a través de drones, más tarde o más temprano, va a desembarcar en todos los países.

Al menos, eso es lo que puede inferirse a partir del desarrollo de nuevas estrategias de mercadotecnia de numerosas marcas que se han ido sumando a la idea.

Lo importante es que los países deben estar preparados, porque una vez que comiencen a masificarse, será más complejo regular el sistema.

Lo ideal es anticiparse al fenómeno y tratar de encausarlo antes de que se torne incontrolable, como pasó, por ejemplo, con las app de transporte en muchas ciudades (Uber es el caso paradigmático).

En Argentina, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) dio a conocer esta semana las nuevas regulaciones para el uso comercial de drones y su utilización para entregas de pedidos.

Algunos puntos importantes

Entre los detalles, resalta el hecho de que no se obliga a registrar dispositivos de menos de 500 gramos de peso.

Por otro parte, en el caso de drones que pesen menos de 5 kilos, no es necesario que el conductor tenga un registro especial, siempre que se use recreativamente y en alturas menores a los 43 metros.

Solamente si un drone (tipificado en la norma como VANT, o vehículo aéreo no tripulado) pesa más de 500 gramos será necesario asentarlo en el Registro Nacional de Aeronaves.

Para uso comercial, cualquiera sea el tamaño o el peso, será necesario el registro, al igual que para usar los Clase C (hasta 150 kilos) y los Clase D (más de 150 kg). En estos dos últimos casos, además del registro del aparato, hace falta una licencia para el conductor.

El sistema no permite el traslado de personas, animales ni sustancias peligrosas.

En el caso del e-commerce específicamente, Tomás Insausti, director de ANAC, le dijo a La Nación: “Les vamos a pedir a quienes quieran operar que presenten los mismos documentos que presenta una línea aérea comercial: que la empresa esté constituida en la Argentina, que tengan los manuales de operación, planos de la traza por dónde van a ir, un centro de operativo de control, hay que saber cómo va a trabajar si se corta la luz, por ejemplo, y cómo serán sus pilotos a distancia, entre muchas otras cosas que aún están por verse”.

Un dato interesante es que la normativa estipula la creación de una comisión para “el análisis de diseño de corredores visuales en zonas urbanas”.

Aunque Google y Amazon han hecho diferentes testeos de entregas con drones, UPS fue el primer servicio comercial de transporte de paquetes, en especial en un servicio orientado al sector de la salud. En China, en tanto, sí se han realizado entregas de pedidos de comidas, pero fundamentalmente en parques industriales y espacios aéreos privados.

En la Argentina, hay 1.146 drones registrados, un número muy inferior a los que se venden en los comercios.

Marketing con drones

El uso de los drones para acciones de mercadotecnia comenzó hace varios años en Argentina. En 2014, un servicio de delivery de sushi hizo promoción con uno de estos dispositivos en las calles de Buenos Aires.

De la mano de la agencia 361º Argentina, se ideó la campaña que incluía el artefacto volando sobre las peatonales de la ciudad Aires dando a conocer la noticia.