• Disney Plus ha perdido a una de sus directivas de contenido y Condé Nast es la responsable, como parte de su estrategia para dejar atrás las revistas impresas.

  • Condé Nast ha sido una de las marcas líderes en el mercado editorial.

  • La empresa dueña de Vogue está replanteando su negocio.

El contenido se ha consolidado como una poderosa industria y tras la pandemia de COVID-19 se ha replanteado su protagonismo como estrategia y negocio.

Debido a esto, la comunicación se ha convertido en un área crítica por la capacidad que ha demostrado, de poder identificar a las empresas de mejor forma con el consumidor.

Dicho esto es importante ver los cambios que se están gestionando dentro de las empresas dedicadas a la comunicación, con todo tipo de movimientos, que nos advierten la migración de ciertos medios a nuevas propuestas de contenido.

Es por ello que llama la atención el arribo de una directiva de Disney Plus a la empresa dueña de Vogue, lo que patenta la fortaleza que ha adquirido el replanteamiento del contenido dentro de las empresas.

De Disney Plus a Vogue

La encargada de contenido en Disney Plus llegará a la empresa dueña de Vogue y su arribo se convierte en un interesante movimiento, que nos habla de los cambios que están tomando las marcas y empresas, debido a que los contenidos e historias se han convertido en importantes detonadores de los negocios.

La veterana de Disney Agnes Chu, dejó la empresa tras 12 años de trabajo y se ha convertido en la última contratación hecha por el nuevo presidente de Condé Nast Entertainment, la cual se ha convertido en una industria de producción de cintas, series de televisión y contenido en video para plataformas digitales y de redes sociales.

Chu se desempeñaba como vicepresidenta senior de Disney Plus y ahora trabajará directamente para Roger Lynch, en sustitución de Oren Katzeff, quien se encargará de otro departamento (aún por definir) dentro de la empresa.

La responsabilidad de Chu será estar a cargo de los estudios de marca para The New yorker, Wirde, GQ, Vogue y Vanity Fair.

La llegada de Chu a Condé Nast es parte de la apuesta de esta empresa por migrar de su negocio de revistas impresas en declive, a la producción de contenidos digitales en un momento en que se asegura que ha registrado severas pérdidas en los medios tradicionales, debido a que digital se ha impuesto a estos canales, por lo que ahora (Condé Nast) buscará incrementar su récord de 4 mil videos producidos anualmente.

Chu estará trabajando junto a personas como Dawn Ostroff, un veterano de Spotify, por lo que la apuesta en streaming de Condé Nast es seria.

“Las marcas premium de Condé Nast siempre me han inspirado, permitiéndome acceder a nuevos puntos de vista y una visión de lo que es posible.

Estoy emocionado de trabajar con Roger, los editores y grandes equipos para continuar construyendo sobre el increíble legado de la compañía”, explicó Chu.

El contenido, la nueva apuesta de los negocios

El contenido se ha convertido en la nueva apuesta de los negocios para poder seguir impactando en los consumidores, quienes han encontrado en las narrativas una oportunidad para poder identificarse con marcas.

Un muy buen ejemplo de que la producción de contenidos, ya sean imágenes, videos o texto se está incrementado, lo vemos con Zara, luego de que la firma se ha convertido en un referente dentro del mercado de fast fashion y para mantener ese lugar está construyendo un enorme edificio que se dedicará exclusivamente a la producción de contenidos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299