La dura declaración de Bill Gates que incomodará a gobiernos, pero podrían seguir algunas marcas

  • Bill Gates, co-fundador de Microsoft externó su punto de vista al manejo de la emergencia de salud por el coronavirus

  • La pandemia del COVID-19 ya ha infectado a más de 382 mil personas a nivel mundial

  • Para Gates, la política adecuada es distinta a la que han implementado diversos gobiernos

La emergencia que se enfrenta a nivel global derivado de la pandemia de coronavirus COVID-19 sigue agudizando sus impacto a nivel salud pública, pero también a nivel economía y negocios. Esto ha atraído la atención de personajes de mucha influencia a nivel global, como la de Bill Gates que no comulga mucho en la forma que se ha abordado la crisis.

Hasta este martes, se tenía registro de más de 382 mil casos de contagio confirmados, 16 mil 565 muertes a causa del virus y 102 mil personas recuperadas, de acuerdo con datos de Worldometers, publicados en Statista.

En América, Estados Unidos es el país más afectado, se contabilizan 46 mil 145 personas contagiadas con COVID-19 (aunque algunas fuentes apuntan que ya son 50 mil contagiados), un total de 295 recuperados, pero desafortunadamente 585 defunciones.

La postura del co-fundador de Microsoft

No es un secreto que en muchos sectores crece la preocupación por las secuelas económicas y sociales que deje el COVID-19, esto ha motivado a que se cuestione la ausencia de ciertas voces de influencia en el mundo respecto a la situación.

Bueno, esta semana se escuchó una de las voces de mayor peso en los últimos años; la de Bill Gates. Sin embargo, su postura podría no agradar a ciertos sectores pues fue una dura crítica a cómo es que se ha manejado la emergencia de salud.

Al participar, este martes, en un evento de TED Connects, el co-fundador de Microsoft y hoy filántropo expresó una seria advertencia sobre el coronavirus y lo que eso podría significar para la economía. En concreto y sin referirse a algún gobierno o país en particular, Gates afirmó que, desde su punto de vista, el mundo debería cerrarse y que las personas deberían aislarse durante seis a diez semanas, según recuerdan desde la CNBC, medio que siguió la charla.

Las palabras de Gates:

“Es muy difícil decirle a la gente: ‘Hey, sigue yendo a restaurantes, ve a comprar casas nuevas, ignora ese montón de cuerpos en la esquina, queremos que sigas gastando porque hay algún político que piensa que el crecimiento del PIB es lo que cuenta’. (…) Es difícil decirle a la gente durante una epidemia (…) que deben hacer cosas sabiendo que su actividad está propagando esta enfermedad”.

“Es muy irresponsable que alguien sugiera que podemos tener lo mejor de ambos mundos. (… ) El efecto económico de esto es realmente dramático. Nada como esto le ha pasado a la economía en nuestras vidas. (…) Pero recuperar la economía (…) eso es más reversible que revivir a las personas. Así que vamos a tomar el dolor en la dimensión económica – gran dolor – para minimizar el dolor en las enfermedades – y dimensión de la muerte “, expresó.

Palabras que no gustarán

Las declaraciones de Gates se dan a poco de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump sugiriera la posibilidad de reabrir el país y hacer que la gente vuelva a trabajar a mediados de abril. Sin embargo, como recuerdan desde Inc., epidemiólogos y otros expertos han señalado que un movimiento de esa índole podría anular el sistema de salud pública y poner en peligro más vidas.

Aunado a ello, el co-fundador de Microsoft dijo que si fuera su responsabilidad enfrentar la situación, “las preocupaciones económicas pasarían a un segundo plano para garantizar la salud del público”.

Sin duda esta voz llegará a Trump quien probablemente externe alguna respuesta ya sea en Twitter o por algún otro canal. No obstante, bien podrían incomodar a más de un presidente o gobierno debido a que, aunque muchos defienden y argumentan que han actuado de manera anticipada para proteger a la población y a la economía, no son pocas las voces de especialistas que han propuesto anticipar mucho más las medidas que se aplican a los Escenarios 2 y 3 desde el primer momento en que se tienen contacto con el virus.

Desde este punto de vista, señalan, es preferible parar la economía dos o tres semanas, asumiendo el impacto que esto significa, a tener que enfrentar la incertidumbre -que también provoca volatilidad en los mercados-, el gasto en los sistemas de salud -no preparados para una pandemia-, y a que tanto economía como población se desgaste durante el periodo que demore la espera de si se alcanzan los Escenarios 2 y 3.


Te puede interesar:

Las acciones de líderes empresariales

A lo largo de esta emergencia de salud mundial, son diversos los personajes considerados de gran influencia los que han externado su postura o emprendido acciones para aportar al combate al coronavirus.

Hemos leído mensajes de directivos de Burger King, Subway, entre otras tratando de explicar a los consumidores un plan de acciones que proyecte seguridad y certidumbre. Un caso destacado fue la del CEO de Starbucks, Kevin Johnson, también escribió una carta a los clientes, en la que describe todas las acciones y protocoles que garantizan un proceder higiénico por parte de su personal para garantizar su servicio.

El fundador de Alibaba, Jack Ma, es otro que destacó, debido a que realizó diversas donaciones de material para realizar pruebas de diagnóstico y mascarillas de protección a diversos países afectados por la pandemia.

Queda claro que la labor de personajes como estos es clave para ayudar a que la población se sienta más segura. En su momento, Peter Csathy, en un artículo publicado recientemente en Forbes, cuestionó la falta de acción por parte de los grandes empresarios, en particular, hizo mención de Jeff Bezos y Mark Zuckerberg.

Al respecto, vale la pena señalar que un 47 por ciento de los millennials cree que los CEO’s de las empresas tienen la responsabilidad de hablar sobre temas importantes para la sociedad, mientras que el 51 por ciento afirma que prefiere comprar productos de la marcas que son lideradas por líderes activistas.