La disciplina detrás de tomar buenas decisiones

tomar decisiones

Grandes empresarios y mentes brillantes como Steve Jobs, Barak Obama y Mark Zuckerberg, han optado por establecer un mismo atuendo. Sin embargo, ¿Te has preguntado por qué algunos de estos personajes importantes visten siempre igual?
Probablemente la razón sea porque prefieren invertir su tiempo decidiendo cuestiones laborales, de manera que optan por establecer un uniforme y se ahorran el dilema de pensar en un outfit.

Esto no es algo que naciera de ellos, uno de los primeros ejemplos en tomar esta decisión fue Albert Einstein, décadas después otras mentes brillantes han retomado la noción de no perder energía definiendo qué tipo de vestimenta llevar. Una apuesta de vida que tiene que ver con un concepto fundamental llamado “la fatiga de decisión”.

“La fatiga de decisión” es un término y teoría que fueron propuestas por el psicólogo social y catedrático de Ohio Roy F. Baumeister, el cual define que sin importar qué tan racional trates de ser, no podrás tomar decisión tras decisión sin pagar un cierto precio biológico por ello. Esta es una fatiga diferente a la común, no estás conscientemente pero estás bajo en energía mental.

El uniforme en ellos (aún con su estilo) hace que no se desgasten en decidir qué ponerse cada día, al contrario, el hecho de tomar decisiones anticipadas provoca que sus mentes no se desgasten y como consecuencia tomen mejores decisiones.
Como consultora en imagen, me parece un buen plan, pues además de bajar el estrés y volverse más productivos, también recaen en provocar un personal branding diferenciador.

El verlos vestidos de la misma manera provoca que podamos reconocerlos y más aún a distinguirlos con un específico atuendo. Fidel Castro no es una excepción, la historia cuenta que al morir y revisar su closet en él se encontraba un número importante de uniformes idénticos uno al otro.

Por su parte, Steve Jobs aparecía en sus presentaciones con jeans y polera negra. Mark Zuckerberg, vistiendo siempre su camiseta gris y Obama siempre con trajes grises y azules.

Siguiendo la idea de estos grandes empresarios, existen casos en que puedes decidir ahorrarte la capacidad de elegir como:

Desayunar siempre lo mismo

Seguir rutinas

Uniforme en el trabajo

Estudios realizados y publicados en el New York Times, arrojan que tomar decisiones te deja sin fuerza de voluntad y después de tomar varias decisiones, te rindes y abandonas el problema antes de resolverlo. Un claro ejemplo es romper una dieta, desertar en un examen, comprar algo que dijiste que no comprarías por estar enfadado, esto sucede porque tu fuerza de voluntad está falseada.

Haz la prueba y opta por hacer un poco más fáciles tu toma de decisiones en asuntos cotidianos de la vida.