• El coronavirus parece ser una de las pruebas más grandes y complicadas, éste nuevo elemento en el juego puede ser una brecha que marque el antes y después en el mercado global.

  • Es decir solo el 4.3 por ciento de los negocios en el país están preparados para recibir pagos y transacciones a través de internet.

  • Nuestro mercado sigue prefiriendo el efectivo, lo cual no significa que esté mal, sino que la contingencia ambiental está muy próxima y éstos están obligados a buscar nuevas formas de adaptación.

Con la reclusión forzada los hábitos de consumo han cambiado, el escenario planteado es distinto y es natural que estos cambios escalen hasta las costumbres de los consumidores, la llegada del coronavirus también ha resignificado la dinámica del comercio y del consumo global.

El coronavirus parece ser una de las pruebas más grandes y complicadas, éste nuevo elemento en el juego puede ser una brecha que marque el antes y después en el mercado global. Sin duda será uno de los mayores experimentos para saber si es posible que el mundo real pueda transportarse a lo digital o saber si existen formas donde puedan conjugarse estas dos formas de consumo.

Nuevos retos

Si observamos los lugares por donde el virus se ha alojado podemos observar que la tendencia de compra se basa completamente en lo online, por ejemplo en España los supermercados online se convirtieron en una opción casi única, incluso los consumidores que nunca había experimentado esta forma de compra se convirtieron en asiduos compradores online, la demanda en tiendas como El Corte Inglés, ha crecido en demanda al punto que ya tiene problemas con la distribución.

Hay que remarcar y poner en justa medida la demanda actual de los problemas de distribución en España, ni un gigante como Amazon se ha ajustado a las nuevas exigencias de los consumidores.

También puedes leer:

En México es muy probable que se replique esta tendencia, pues en medida que el virus avanza las políticas de aislamiento se irán haciendo cada vez más drásticas. Pero cabe aquí una de las preguntas obligatorias, ¿en México están las empresas preparadas para llevar sus productos al mercado online?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo 203 mil 238 unidades económicas del sector privado en México, de un total de 4 millones 774 mil 995, reportaron que habían recibido ingresos y ejercido sus gastos a través de internet, estos durante 2019.

Es decir solo el 4.3 por ciento de los negocios en el país están preparados para recibir pagos y transacciones a través de internet.

Principales problemas

España enfrenta una de las peores crisis sanitarias, y sus empresas ya presentan problemas en sus canales de distribución, hay retrasos de hasta seis y siete días en la entrega. Las empresas mexicanas tiene como urgencia invertir en formación tecnológica y de equipos de trabajo, que son las principales limitantes, para comenzar a ejercer esta forma de comercio.

Según cifras de Censos Económicos 2019, muestra que el total de ingresos que recibieron los negocios y de los gastos que ejercen en el día a día, en promedio, uno de cada cuatro pesos se mueve a través de internet.

Escenario impuesto

Sin duda la llegada de la contingencia ambiental y el virus significará para las empresas una oportunidad para comenzar a invertir en recursos de venta por internet. Es una oportunidad casi impuesta, donde las empresas tendrán que moverse para adaptarse a esta nueva adversidad.

Otro aspecto que destaca del Censos Económicos 2019 es que muy pocas empresas o unidades económicas utilizan las transferencias electrónicas como forma de pago, al realizar una compra o venta. En este estudio solo se reportó que 417 mil 298 unidades informaron haber hecho ventas utilizando transferencias electrónicas como medio de pago.

Nuestro mercado sigue prefiriendo el efectivo, lo cual no significa que esté mal, sino que la contingencia ambiental está muy próxima y éstos están obligados a buscar nuevas formas de adaptación, estas cifras arrojan que las compañías mexicanas tiene un escenario complicado para competir contra el Covid-19.