Rimsa enfrenta crisis de marca por acusaciones de corrupción

Nueva York

La imagen corporativa de Representaciones e Investigaciones Médicas (Rimsa) podría prolongar todavía más su crisis de marca, luego de que la Comisión Federal para Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) clausuró este miércoles su laboratorio de Zapopan, Jalisco, por diversas irregularidades.

Rimsa fue vendida en 2 mil 300 millones de dólares (44 mil 265 millones de pesos) a la gigante farmacéutica israelí Teva; sin embargo, desacuerdos provocaron una cancelación de fusión y una demanda contra los hijos del fundador del laboratorio mexicano, alegando fraude e incumplimiento del contrato.

Además de la batalla legal, la farmacéutica israelí acusó a la mexicana de falsificar documentos y mentir acerca de las pruebas de sus medicamentos, razón que provocó la salida del mercado mexicano todos los productos de Rimsa para su revisión.

Merca 2.0 solicitó una entrevista con los representantes legales de Rimsa y con funcionarios de la Cofepris, pero no atendieron a la solicitud, hasta el momento de la publicación de este artículo.

La industria farmacéutica en México

La industria farmacéutica nacional dejó ingresos por 16 mil 916 millones de dólares en 2014 (383 mil un millón de pesos) y empleó a cerca de 60 mil empleados, de acuerdo con cifra del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los principales países que invierten en este sector son Estados Unidos, Alemania, Irlanda, España. Mientras que las principales marcas con presencia en nuestro país son: Bayer, Merck, Boehringer Ingelheim, Schering Plough, AstraZeneca, Pfizer, GlaxoSmithKline, Teva, entre otras.

El sector estima tener ingresos de hasta 19 mil 500 millones de dólares (375 mil un millón de dólares) al final de 2016, de acuerdo con un estudio elaborado por la consultora Deloitte.

Sin embargo, el precio de las medicinas importadas aumentará entre 20% y 25% debido al tipo de cambio, según informó la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm), un factor que podría reducir esa expectativa.
Que una empresa mexicana sea clausurada y acusada de fraude y falsificación pone en duda la credibilidad de las autoridades federales, quienes son las que otorgan los permisos de operación y distribución.
Hasta el momento, no se tiene conocimiento si Rimsa enfrenta batallas legales por pacientes que hayan consumido sus productos y les hayan provocado reacciones, pero si las tuviera agudizaría su crisis, debido a que las acusaciones señalan corrupción en sus documentos.
Rimsa es una de las empresas farmacéuticas 100 por ciento mexicanas, de las 718 firmas que componen a la industria, las principales sedes se encuentran en la Ciudad de México, Jalisco y el Estado de México.
El freno a la producción y venta de productos de una marca nacional genera un entorno en el que se empodera al capital externo, que buscará ocupar los vacíos que las firmas vayan dejando las empresas a las que no se les permita comercializar sus productos.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.