Los patrocinios deportivos son un terreno que mueve miles de millones de dólares y firmas como Burger King o McDonald’s lo saben.

Basta con reconocer que el mercado deportivo está en su mejor momento. Tan sólo en América del Norte se espera que alcance un tamaño de 73 mil millones de dólares durante 2019, según estimados de PwC.

Los mejor pagados

Así no es difícil encontrar a los deportistas mejor pagados en términos de patrocinios por las marcas que buscan a las imágenes más fuertes del mundo del deporte.

De acuerdo a información destacada por Forbes, el deportista que más ingresos percibe por parte de las marcas es nada más y nada menos que el tenista Roger Federer, gracias a su alianza con firmas como Mercedes-Benz, Rolex, Wilson y, recientemente, Uniqlo, Federer ingresó a su bolsillo 86 millones de dólares de junio de 2018 a junio de 2019.

En segundo lugar, pese a parece estar un poco alejado del público, Tiger Woods destaca por haber registrado ganancias por 54 millones de dólares en ese mismo periodo de tiempo. Detrás de esta leyenda del golf se encuentran marcas como Nike y Hero MotoCorp, la manufacturera de motos y scooters más grande del mundo.

Finalmente, en tercer lugar por ingresos de patrocinios de marcas, se encuentra LeBron James, quien obtuvo 53 millones de dólares gracias a su colaboración con marcas como Nike y Sprite (de Coca-Cola).

De McDonald a Burger King

Aunque estos jugadores son un imán para los patrocinios, lo cierto es que las marcas necesitan cuidar sus activos en todos los equipos y jugadores en los que invierten.

Ahora esta protección de la marca y los patrocinios llevó a un jugador de futbol a tener que cambiar de equipo.

En realidad se trata de una ingeniosa forma de capitalizar una interesante oportunidad de mercadotecnia, la cual llevó al jugador de la la Liga Deportiva Alajuelense, Jonathan McDonald, a cambiar de apellido.

El equipo en el que milita Jonathan es patrocinado por Burger King con lo que el juego ente el apellido del jugador con la marca que aparece en el uniforme rojinegro de la escuadra es evidente.

Lo cierto es que aunque esto pudo leerse como una desventaja en un principio, se convirtió en una bien capitalizada oportunidad, toda vez que la camiseta del jugador fue modificada para cambiar su apellido de McDonald a Burger King en el clásico costarricense entre el Saprissa y el Alajuelense.

El hecho no pasó desapercibido por la prensa deportiva quienes comentaron en todo momento en “cambio de nombre” en el jugador 19 del Alajuelense. De manera casi impensable y con un toque de creatividad McDonald ayudó a Burger King a incrementar sus ventas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299