CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Juegos Olímpicos: ratings de inauguración, los más bajos en 33 años

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
A pesar de lo emotiva que pudo ser la gran inauguración, esta no cumplió con las expectativas trazadas por los anunciantes, pues se registraron los niveles de audiencia más bajos en 33 años
  • Finalmente, el pasado viernes, 23 de julio, se llevó a cabo la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio
  • Hasta el momento, únicamente en el marco de los Juegos Olímpicos, ya se han registrado 148 casos positivos de Covid-19
  • Este año, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos registró sus niveles de audiencia más bajos en 33 años

Uno de los máximos eventos programados para este año es, sin duda, la justa deportiva de los Juegos Olímpicos de Tokio que, pese a la presencia importante del covid en Japón, se decidió llevarlos a cabo.

La decisión, si bien ha sido polémica, al final se tomó y, asimismo, se confirmó que, para esta edición, no habría espectadores, ni siquiera locales. De entrada, eso ya ha generado un problema serio para los organizadores de la competición.

¿Por qué es un problema? Bueno, por distintas razones que, al final, han afectado al ambiente de los Juegos Olímpicos: poca popularidad, poca confianza de la población y un panorama incierto para los anunciantes que no claudicaron.

A esto hay que sumarle una pérdida de más de 400 mil dólares derivados de las entradas, pues, como ya mencionamos, este año las olimpiadas se perderán de la esencia del público y de su constante ímpetu.

El tema de los anunciantes -de las marcas- que, de último momento, se bajaron de la contienda fue un golpe fuerte para los JJOO, pero, ante el contexto actual en Japón, parecía inevitable.

Una inauguración distinta por la presencia del Covid-19

Finalmente, el pasado viernes, 23 de julio, se llevó a cabo la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio, luego de un año desde que se cancelaron debido a la llegada del Covid-19 y, por supuesto, el confinamiento provocado por la pandemia.

El paso de los meses, luego de anunciarse la emergencia sanitaria mundial, ha sido de un constante sube y baja; picos malos y picos buenos; descenso de contagios y aumento de los mismos.

Hoy en día, en diversas partes del mundo (Japón incluido), se vive una nueva ola de contagios derivados de la variante más reciente del covid, la variante Delta, que es la que tiene en “jaque” a varias naciones dada su peligrosidad.

Hasta el momento, únicamente en el marco de los Juegos Olímpicos, ya se han registrado 148 casos positivos entre personal de las delegaciones que están ahora mismo en Tokio.

Como consecuencia, una posible cancelación del certamen se ha puesto sobre la mesa si es que se llega a un nivel de descontrol importante en el aumento de casos de covid en las olimpiadas.

Así que, mientras eso no suceda, las competiciones continuarán su marcha en uno de los eventos deportivos de esta categoría más desangelados, por decirlo de algún modo.

Los niveles más bajos de raiting en más de 30 años

Hablar de estos Juegos Olímpicos, además, es hablar de una serie de situaciones que no han permitido que la justa deportiva tenga la atención (tanto mediática como de la gente) que ese merece.

Por supuesto, todos los días (y todo el día prácticamente) se generan contenidos y tendencias relacionadas con las olimpiadas y los grandes momentos de los atletas, pero, aún así, hay datos que demuestran que estos son unos juegos distintos, muy distintos. Empezando con la gran ceremonia de apertura.

La semana pasada, por fin, se encendió el fuego olímpico en donde el mensaje principal fue el de la igualdad de género y la justicia racial, tema que cobró relevancia las últimas semanas después de la final de la Eurocopa en la que tres jugadores de Inglaterra recibieron toda clase comentarios racistas en redes sociales.

Sin embargo, a pesar de lo emotiva que pudo ser la gran inauguración, esta no cumplió con las expectativas trazadas por los anunciantes, aún cuando no se esperaba gran cosa.

De acuerdo con datos de NBCUniversal, los cuales ha publicado el sitio AdAge, este año la ceremonia registró un descenso notable en su transmisión por la cadena NBC, con un total de 16.7 millones de espectadores, sus niveles más bajos en más de 30 años.

En comparación con lo ocurrido en 2016, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, se trata de una reducción del 37 por ciento, en la que la transmisión atrajo a un total de 26.5 millones de espectadores.

Ahora bien, si los comparamos con la edición de Londres 2012, hablamos de una porcentaje aún más bajo, 59 por ciento. La inauguración de los JJOO británicos contó con poco más de 40 millones de espectadores.

Sin duda, el efecto de la pandemia está detrás de estos datos, pues, hay que decirlo, no ha sido este el mejor momento para desarrollar una competición deportiva de esta magnitud, pues, por si fuera poco, recordemos que, durante el evento de apertura hubo varias protestas que exigían la cancelación de los Juegos Olímpicos.

Si esto ha sido un golpe para los anunciantes, la cancelación definitiva traería muchas más consecuencias tanto en lo económico como en cuanto a imagen.

Ahora lee:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados