Jardinero con cáncer terminal gana demanda millonaria a Monsanto, usaba sus herbicidas

monsanto-Roundup
Imagen: Bigstock

El Tribunal Superior de San Francisco, en California, determinó que la empresa estadounidense de semillas y fertilizantes Monsanto deberá pagar 289.2 millones de dólares al jardinero Dewayne Johnson, a quien le fue diagnosticado un cáncer terminal tras usar los productos de la compañía, informaron diversas agencias.

Según el juez, el herbicida Roundup que se utiliza en los productos de esta marca fue un “factor substancial” en la aparición del cáncer que sufre el jardinero.

Johnson aplicaba los herbicidas Roundup y Ranger Pro 30 veces al año, es decir, aproximadamente cada 12 días, en un trabajo como jardinero que tuvo en 2012 en escuelas de Benicia, en San Francisco.

La de Johnson es la primera demanda contra Monsanto que llega a juicio, pero existen más de 5 mil que denuncian que el herbicida Roundup utilizado por la empresa en sus productos tiene efectos cancerígenos debido a la presencia de glifosato.

Este ingrediente activo fue declarado cancerígeno hace tres años por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de Salud.

Monsanto defendió sus productos, negando cualquier vinculación entre Roundup y el cáncer y dijo que apelará el verdicto del tribunal.

“La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas respalden el hecho de que el glifosato no causa cáncer y no causó el cáncer del señor Johnson”, comunicó la compañía.

Sin embargo, los jurados consideran que la empresa conocía los efectos peligrosos de sus productos y no advirtió a los consumidores de dichos riesgos, por lo que actuó con “malicia y opresión”.

Brent Wisner, uno de los abogados de la víctima, explicó en un comunicado que los jurados por primera vez habían visto documentos internos de la compañía “que demostraban que Monsanto sabía desde hacía décadas que el glifosato, y específicamente Roundup, podrían causar cáncer”.

Desde BBC reportaron que en tanto se resolvía el caso, la esposa del jardinero tuvo que trabajar hasta 14 horas al día para poder pagar las cuentas médicas.