• El primer ministro de Japón anunció que declarará estado de emergencia

  • El anuncio viene apoyado de un plan económico compuesto por 990 mil millones de dólares

  • Japón es uno de los países con menor número de casos confirmados considerando el tiempo que lleva combatiendo al virus

Cada vez son más países que entran en la fase 3 de la pandemia del coronavirus COVID-3, lo que los motiva a implementar medidas más intensas con el objetivo de mitigar su propagación. Japón es una de las naciones que está entrando en este escenario, por lo que el gobierno acaba de anunciar un ajuste de estrategia.

Así lo expresó este lunes el primer ministro japonés Shinzo Abe, quien señaló que tiene la intención de declarar en las próximas horas un estado de emergencia en Tokyo y otras seis prefecturas, como un intento más para frenar al virus.

Como parte de este plan que tendrá como vigencia un mes, Abe indicó que se implementará un plan económico compuesto por 990 mil millones de dólares con lo que buscarán aminorar el impacto económico derivado de esta crisis sanitaria.

Dado el estado de crisis en el frente médico, se aconsejó al gobierno que se preparara para declarar el estado de emergencia”, dijo el primer ministro Shinzo Abe a los periodistas, citado por la agencia Reuters.

Una estrategia diferente

Japón se ha destacado como un ejemplo a seguir ante la pandemia del coronavirus COVID-19, pese a que en el país asiático cuenta con la tasa más alta de población mayor a 65 años (28 por ciento), de acuerdo con el Banco Mundial, y altos niveles de tabaquismo en ciertos grupos poblacionales, se tienen registro de casos de contagio confirmados desde el 21 de enero, actualmente esta cifra se ubica en 3 mil 654 personas contagiadas, de las cuales lamentablemente 85 han perdido la vida, pero se destaca que 575 personas se han recuperado, según datos del Center for Systems Science and Engineering (CSSE) de la Johns Hopkins University (JHU).

Para algunos analistas, la clave de Japón fue una enérgica y activa estrategia de rastreo, identificación y aislamiento de los contagios y grupos de brote, respaldados en un gran número de pruebas.

Japón ha tenido mucho éxito en contener la propagación del covid-19 al enfocarse en grupos de brotes, es decir, personas que infectan a las otras personas. Se les ha hecho pruebas y se les ha aislado. (…) La única forma de enfrentar a cualquier pandemia es hacer tests y aislar. Y muchos países no han escuchado. En Japón están desesperados por rastrear a los contagiados. Y lo están haciendo bien en términos de enfocarse en los grupos de enfermos y aislarlos”, dijo Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud de la Población de la Universidad King’s College de Londres, en una reciente entrevista con la BBC.

Aunado a esto y, a diferencia de la mayoría de los países donde se han tomado medidas más estrictas en cuanto a la actividad económica y la movilidad de las personas, las autoridades japonesas han apostado por ser más flexibles apoyándose en una estrategia de comunicación clara, congruente, sostenida y permanente, así como a la disciplina y cultura cívica de la población, lo que, apoyados en su estabilidad económica y su sistema de salud, les ha permitido enfrentar la situación de manera más solvencia que otras naciones.

Ni en declaratoria de emergencia

Ejemplo de ello es lo que considera este nuevo plan. De acuerdo con la información difundida, la declaratoria de emergencia otorgará a los gobernadores de dichas prefecturas la autoridad para pedir a las personas que se queden en sus casas y evitar salir si no es necesario, así como pedir a las empresas e instituciones que se mantengan cerradas, sin que sea de carácter obligatorio.

Al respecto, Abe dijo ante el cuestionamiento de periodistas: “En el caso de Japón no existe ningún confinamiento ni tenemos esa necesidad, según los expertos”, según relata AFP.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299