• Una de las propuestas de Jamie Oliver era la preparación de alimentos mediante recetas prácticas, que combaten los ingredientes industrializados.

  • Jamie Oliver es una de las personalidades líderes en el mercado de alimentos, logrando que su marca se extendiera a modelos de negocio que hoy enfrentan una crisis.

  • El mercado de comida rápida ha encontrado en este concepto, el de rapidez, una oportunidad de atraer la atención de millones de consumidores, por los estilos de vida que llevan.

Jamie Oliver, una de las personalidades culinarias más populares en televisión y Youtube, ha anunciado el fracaso de sus negocios con los que buscó combatir malos hábitos alimenticios.

El famoso chef de televisión y Youtube, Jamie Oliver, declaró en diversas ocasiones la guerra en contra de la comida procesada y rápida, por lo que su apatía contra cadenas como McDonald’s era obvia.

Uno de los episodios más memorables de su lucha en contra de las cadenas de comida rápida fue cuando en un episodio de su exitoso programa “Jaime Oliver’s Food Revolution” aseguró que la cadena sometía la proteína que vendía a hidróxido de amonio, para eliminar las bacterias de las partes de la res que no son de consumo humano.

En una de sus demostraciones más escalofriantes de cómo es que eran elaborados los nuggets de pollo, mostraba ante un grupo de niños menudencias y partes de estas aves que eran repugnantes, sin embargo, a pesar de las reacciones negativas que mostraron a las piezas, cuando estas eran preparadas en forma de nuggets los niños reaccionaron con gran apetito ante la sorpresa de Oliver.

La batalla del chef en contra de los procesos de estas cadenas lo llevó a extender su marca a sus propias cadenas de restaurantes con un enfoque más saludable y de apreciación de los ingredientes tal como ocurrió con Barbecoa, Jamie’s Italian, Fifteen y Jamie Oliver’s Diner.

Oliver ha perdido la batalla

A pesar de sus esfuerzos por mejorar los hábitos alimenticios de los consumidores, ya sea con acciones propias a través de sus restaurantes o denunciando prácticas lamentables por parte de cadenas como McDonald’s, el negocio de Oliver ha llegado a un momento crítico.

Debido a los malos resultados que su marca ha registrado, Oliver comenzó los procedimientos de insolvencia, mediante los cuales anuncia que cerrará 25 de sus locales en el Reino Unido, el país en donde más esfuerzos ha hecho por cambiar la manera de alimentarse de sus habitantes.

El procedimiento no incluye a la división internacional de sus restaurantes, sin embargo, con el solo hecho de limitar sus operaciones en Reino Unido provocó el despido de mil empleados.

Los chef celebridades

Los chef celebridades han logrado construir poderosas marcas personales que logran extender a cadenas de restaurantes con gran éxito, en la medida en que estos modelos de negocio logran acoplarse a las exigencias del mercado.

En el caso de Oliver, las altas rentas de los lugares que ocupaban sus restaurantes y el deterioro de la marca de estos negocios han provocado el fracaso de un concepto que buscó combatir las prácticas industriales de las grandes cadenas de comida rápida.

Gordon Ramsay, por ejemplo, otra de las celebridades televisivas, limitó su concepto de restaurantes a 35, los cuales tienen una cualidad, las marcas de hoteles o desarrollos inmobiliarios de alto perfil están interesados en comprar a la marca.