Jaguar Land Rover anunciará el recorte de miles de empleos por la caída en las ventas

Aunque en algunos mercados, como en México, marcas como Land Rover y Jaguar vieron crecimientos de más del 100%, en el análisis global, la cuenta no cerró en 2018. Consecuencia: despidos.

Bigstock

El mercado automotriz mundial está pasando por un punto de inflexión a partir del desarrollo de nuevas tecnologías de impulsión (autos híbridos, eléctricos y autoconducidos) y por las consecuencias de la creciente guerra comercial entre las grandes potencias (Estados Unidos y China).

En ese escenario, esta noticia que llega desde el Reino Unido y que se ha convertido en tendencia en ese país a partir del temor de un fuerte recorte de empleos: Jaguar Land Rover, el fabricante más grande de UK, anunciará este jueves el despido de miles de trabajadores en un número que alcanzaría los 5.000, según publica The Guardian.

Esto ocurre mientras la compañía enfrenta una fuerte caída (de dos dígitos) en la demanda desde China y una merma en las ventas de carros diésel en Europa.

La compañía manufactura en UK una mayor proporción de sus automóviles que cualquier otro fabricante de automóviles de tamaño grande o mediano, y también ha gastado millones en su preparación para el Brexit, en caso de que se impongan aranceles o controles aduaneros, analiza Reuters.

Jaguar Land Rover perdió 354 millones de libras (unos US$ 450 millones) entre abril y septiembre y en 2018 ya había recortado alrededor de 1.000 puestos en Gran Bretaña.

En estos meses, cerró una de sus plantas en UK durante 15 días y, en otra, los empleados estuvieron trabajando sólo tres días a la semana.

La compañía es propiedad del conglomerado indio Tata Motors.

“El anuncio sobre la pérdida de empleos será sustancial y afectará la gestión, la investigación, las ventas y el diseño”, le dijo una fuente a Reuters.

JLR emplea a casi 40.000 personas en Gran Bretaña y en los últimos años ha aumentado su fuerza laboral con la construcción de plantas en China y Eslovaquia, a partir de la mejora en la venta de autos de lujo en el gigante asiático.

Sin embargo, ese crecimiento se estancó y comenzó a generar sobrestocks.

JLR se convirtió en el mayor fabricante de automóviles de Gran Bretaña en 2016 y estaba en camino de construir alrededor de 1 millón de vehículos a principios de la década próxima. Sin embargo, las ventas en los primeros 11 meses de 2018 cayeron un 4,4 por ciento respecto del mismo periodo de 2017.

La principal responsable, China. Entre julio y septiembre, las ventas retrocedieron en ese país un 44 por ciento, la mayor baja de cualquier mercado para la empresa.

Contraste

La situación en China contrasta con la de otros mercados menores para la firma, como México. Según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, el 2018 fue un gran año para los autos de lujo como Land Rover, Jaguar e incluso Volvo, que tuvieron aumentos significativos en sus ventas anuales.

Land Rover, por ejemplo, anotó un crecimiento interanual del 190% y Jaguar del 101,8%. El tercero de los mejores registros fue el de Volvo (+37%) y el cuarto, Lincoln (+21%). También BMW (+18%) y Mercedes-Benz (+16%) gozaron de un gran 2018 en México.

Voviendo al Reino Unido, se espera que Jaguar Land Rover anuncie este jueves el recorte, incluyendo el detalle de las ventas de 2018, las perspectivas comerciales para este año, una actualización sobre los ahorros en costos y la inversión planificada en sus plantas.