• De acuerdo con Statista, Huawei es responsable de una en cada cinco ventas de celulares en el mundo

  • A finales de 2018, la tecnológica tenía ingresos anuales de 104 mil 920 millones de dólares

  • Más de la mitad de dichas ganancias fueron obtenidas en China, siendo Asia-Pacífico su segundo mercado más grande

Huawei tiene dos nuevos, y muy poderosos, enemigos. De acuerdo con Reuters, el Congreso de Estados Unidos (EEUU) busca pasar nuevas regulaciones. Éstas iniciativas impedirían que Donald Trump redujera las restricciones comerciales en la marca china, como se sugirió a finales de junio. De pasar el proyecto, el gobierno federal no podría retirar el nombre de la compañía de la lista negra del Departamento de Comercio sin la aprobación del Congreso.

Pero no es el único nuevo enemigo que Huawei se ha anotado. La agencia también informó que el gobierno de Italia recientemente ha aprobado nuevas capacidades de intervención en el sector privado. Estos poderes le permitirían a la administración europea dictar el camino a seguir en el desarrollo de la red nacional de 5G. La marca china aseguró que estas nuevas medidas representan una clara discriminación contra su negocio.

La pesadilla de Huawei apenas empieza

Que la guerra comercial China-EEUU se haya salido del control de Trump no es un fenómeno exclusivo de Huawei. Japón y Corea del Sur están envueltos en un conflicto muy similar, en apariencia inspirado por las acciones del ex-magnate. Y así como varias tecnológicas están saliendo del país asiático, muchas no tienen ninguna intención de regresar a América del Norte. De hecho, numerosas empresas están buscando abrir plantas en Rusia y Taiwán.

Este nuevo giro de eventos agrava un poco más la ya de por sí compleja situación de Huawei. Si bien la empresa ha presentado algunas buenas noticias en los últimos días, todavía necesita pactar desesperadamente con el gobierno de EEUU. Sin embargo, si Italia y el Congreso norteamericano empiezan a bloquearla por su propia cuenta, de poco le servirán las técnicas de presión que había estado usando.

De hecho, todo parece indicar que las cosas podrían ponerse peor para Huawei en el futuro cercano. La iniciativa de Trump le demostró al resto de los gobiernos e instituciones públicas del mundo que es válido jugar sucio para evitar que la tecnológica domine en el mercado del 5G. Así pues, si logra pactar algo con el presidente de EEUU, es posible que otros agentes se decidan a ponerle el pie. E, incluso, hacer todavía más difícil su actual posición.