x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Un invento, diferentes industrias

En Estados Unidos, la empresa Corning Glass Works, fundada en 185 por Amory Houghton, inicio a principios del siglo XX sus experimentos con vidrio borosilicato.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Otto Schott fue un químico, metalúrgico y físico alemán que nació en la ciudad de Witten el 17 de diciembre de 1851. Tras sus estudios en las Universidades de Leipzig, Wurzburg y en el tecnológico de Aachen, Otto Schott comenzó a investigar y realizar experimentos acerca de cómo se derretía el vidrio, sobre su moldeado y su cristalización.

Entre los múltiples legados Schott en cuestión del vidrio, hoy las amas de casa tienen refractarios para calentar en el horno. Los científicos matraces y tubos de ensayo más seguros y los astrónomos mejores vidrios para los telescopios. Millones de hombre y mujeres se han beneficiado desde hace más de un siglo por el invento de Otto Schott.

Schott añadió al vidrio óxido de boro, lo que le imprimió las características físicas citadas con anterioridad, el vidrio se conoce como vidrio borosilicato y hoy en día se produce a lo ancho y largo del mundo. En 1884, Schott con la colaboración de Ernst Abbe y Carl Zeiss quienes por su parte habían fundado una empresa de lentes ópticos para microscopios y telescopios en 1846 y habían utilizado desarrollos de Schott en el vidrio, fundó Schott AG, una empresa dedicada a la fabricación de vidrios especializados. A partir de 1893, Schott puso a la venta la marca Duran, que fue la forma comercial con la que llamó a su invento de vidrio borosilicato. Pero su uso se limitó en un principio a aplicaciones industriales y científicas.

En Estados Unidos, la empresa Corning Glass Works, fundada en 185 por Amory Houghton, inicio a principios del siglo XX sus experimentos con vidrio borosilicato. Eugene Sullivan jefe de innovación e investigación de Corning, que había sido alumno de Schott, desarrolló un vidrio borosilicato al que bautizó como Nonex. Nonex, se utilizó entre otros productos para crear lámparas exteriores para ferrocarriles capaces de resistir los choques de temperatura entre la temperatura interior de la lámpara producida por la flama y la temperatura exterior que incluía ráfagas de viento helado, sin que la lámpara se rompiera. Un empleado de Corning llamado Jesse T. Littleton, que trabajaba con el equipo de investigación de Nonex, tras una plática con su esposa que se quejó de como un recipiente de cerámica se había cuarteado al meterlo al horno, decidió diseñarle a su mujer a manera de prueba un recipiente para el horno hecho con Nonex, el resultado fue exitoso.

Littleton se encargó de diseñar entonces recipientes de Nonex de diferentes tamaños y su esposa de probarlos con diferentes recetas, demostrando que los refractarios de Nonex cocinaban mejor que los recipientes de metal o cerámica y que incluso en el caso de pasteles era más sencillo sacarlos de los recipientes de vidrio. Y así es como nació Pyrex, palabra que se ha convertido en sinónimo de refractario de vidrio sobre todo en Estados Unidos. Pyrex salió a la venta en 1915, durante la I Guerra Mundial.

El nombre Pyrex carece al parecer de sentido y solo incluye el sufijo ex, utilizado en todas las patentes de Corning. Corning sigue vendiendo refractarios de vidrio borosilicato y es una marca emblemática en todo el mundo, mientras que Schott AG se dedica a la creación de vidrios muy especializados para equipo de laboratorio, Lentes para telescopios, pantallas inteligente y semiconductores entre otros.

En 1927 Erich Schott sustituyó a su padre en la dirección de la empresa. Otto Schott murió a los 83 años de edad, el 27 de agosto de 1935 en la ciudad de Jena, pero dejo diferentes contribuciones en la industria de la fabricación de vidrio además del vidrio borosilicato.

Erich no sólo sacó a la empresa a flote durante y después de la II Guerra Mundial, si no que se convirtió en uno de los empresarios ejemplo del milagro alemán de posguerra. Erich Schott murió en 1989 y a partir de 2004 Schott forma parte de Zeiss.

Alrededor del mundo existen diferentes empresas que fabrican y venden refractarios de cocina de vidrio borosilicato; Borcam en Turquía, Borosil en la India, entre muchas otras. El invento de Schott es de gran importancia en los campos industrial y científico e indispensable en las cocinas. ν

Otros artículos exclusivos para suscriptores