Instagram Stories: razones comunes por las que pueden fallar 

59 por ciento de las personas entre 18 y 29 años usan Instagram, en comparación con el 18 por ciento de las personas entre 50 y 64 años

instagram
Foto: Bigstock

La visibilidad y utilización de las historias (stories) de Instagram crece a velocidades increíbles. Actualmente, es una de las funciones más populares que tiene la app ya que permite contar y exponer pequeños momentos de lo que realiza el usuario en su día a día, lo que resulta atractivo para las demás personas que se encuentran en la plataforma.

Como cualquier otra red social, esto ha sido aprovechado de forma comercial por marcas y empresas. Sin embargo, el reto que deja para sus estrategas digitales, enfocados en Social Media, es el de no pasar desapercibido para el consumidor de la app.

La red social visual, propiedad de Mark Zuckerberg (Facebook, 2004) desde el 9 de abril de 2012, actualmente tiene más de 800 millones de usuarios, de los cuales 500 millones la utilizan de forma activa. Statista revela que el nicho de usuarios más grande se encuentra en Estados Unidos, con 120; aunque en regiones como México cuenta con cerca de 22 millones de perfiles, no está demás contemplarla como parte de los esfuerzos para negocio.

De esta forma, la pregunta principal que se debe trabajar y analizar es la siguiente: ¿Por qué tus clientes deberían detenerse para escucharte por este canal y medio? Antes de darle respuesta a esa cuestión, hay que tomar en consideración una serie de variables para empezar con las acciones.

Para empezar, las historias son contenido efímero. Al momento en que un usuario las ve en la parte de superior de su feed, tiene el tiempo contado (24 horas) para verla, o no. De aquí se parte a lo segundo: es posible que los usuarios no se detengan en lo absoluto para ver lo que acabas de lanzar.

El contenido en Instagram es organizado por un algoritmo que define lo que es relevante y lo que es interesante para los usuarios. Así como funciona en otras redes sociales y apps, lo más importante es la experiencia que generan para los que la utilizan. De hecho, datos de la plataforma revelaron que los más jóvenes, entre 18 y 24 años de edad, omiten todos los anuncios que ven en Stories sin pensarlo dos veces, ya que son muy intrusivos.

No obstante, similar a otras plataformas digitales, con la estrategia de contenido visual correcta se puede lograr que los usuarios interactúen con las historias de Instagram.

SproutSocial nos dice las razones más comunes por las que pueden fallar 

  • No hay texto para conducir un mensaje

Instagram brinda a las marcas una gran oportunidad para destacar visualmente, por lo que explicar que invertir en diseñadores y tener un buen control de este apartado ya está de más. Sin embargo, ver un anuncio y no especificar cuál es la oferta real es algo que se debe considerar.

Un usuario confía en que el texto sirva como guía de lo que está viendo. Y eso significa que si no lo tiene, podría dañar la participación de tus Stories.

  • Demasiado esfuerzo 

Sí, es un hecho que las marcas deben destacarse, pero sin mostrar equilibrio, sin enfocarse en algo divertido, rápido y saturando la imagen puede ser uno de los más grandes errores que se pueden cometer. Destacarse demasiado envía una señal de alerta inmediata a los usuarios de que es un anuncio. Recuerda que para llegar al consumidor, debes ser lo más natural posible.

Tener sonidos fuertes o demasiados elementos visuales no es el camino a seguir.

  • Ser demasiado ‘corporativo’ 

No es fácil hacer publicaciones exitosas y eso se traduce a las stories. Ser “demasiado corporativo” se refiere a que el contenido está sobre producido para llegar a la tendencia de los usuarios. Aquí, lo más importante es adoptar un modelo que se apegue a la personalidad de la marca.