Durante la mañana de este jueves, una de las tendencias que se posicionó rápidamente en redes sociales alertaba sobre la caída de Instagram en diversos mercados.

Este tipo de sudaciones para las marcas se traduce en interesantes pérdidas, mismas que con el paso del tiempo se hacen más costosas ante el recurrente aumento en el precio a pagar por mantener y gestionar la imagen de la marca en la red social de los filtros.

Publicidad con filtros

Algunos números dan contexto sobre la premisa. Actualmente Instagram cuenta con más de mil millones de usuarios activos mensuales, con un promedio 206 minutos al mes en la plataforma, con lo que los ingresos publicitarios de la plataforma pasarán de los 4.100 millones de dólares proyectados al cierre de 2017 a 10.870 millones de dólares durante 2019, de acuerdo con datos de eMarketer.

Al hablar de manera particular sobre lo que pasa con las “Historias”, tenemos que datos entregados por la propia red social indican que 500 millones de cuentas de Instagram utilizan Stories todos los días, con lo que se estima que por concepto de publicidad este formato de contenido podría generar más de 2 mil millones de dólares de acuerdo de acuerdo con datos de Nomura.

Aunque los números parecen buenos, lo cierto es que como consecuencia de diversos cambios en sus funciones, estética y feed, el rendimiento de las inversiones dentro de la red social parecen  ir en picada.

Engagement y alcance a la baja

Con la reciente eliminación de los likes, algunos reportes indican que el alcance de marcas e influencers (jugadores vitales en la mayoría de las estrategia de comunicación dentro de la red social) se ha desplomado de manera importante.

Según el informe de Trust Insights sobre las marcas en Instagram, la capacidad de los influencers de la moda para generar engagement ha caído un 44 por ciento sólo entre febrero y junio de este mismo año. Los influencers cada vez “influyen” menos.

La tendencia es igual de preocupante cuando las tasas de compromiso se leen desde la óptica de las marcas. A decir del reporte, desde mayo pasado, se registra una disminución del 18 por ciento en el engagement promedio (en su mayoría, me gusta) en comparación con lo registrado a principios de año.

Entre caídas

El asunto es aún más preocupante cuando reconocemos que la caída del compromiso de las audiencias sólo se incrementó con la desaparición de los likes; es decir, hablamos de un mal que desde hace un año está presente dentro de la plataforma propiedad de Facebook y que durante los últimos meses sólo se ha agravado.

Estas son las conclusiones de un reciente estudio firmado por Socialinsider, mismo que indica que desde noviembre de 2018, se reportan bajas en el engagement medio acalorado por las marcas en Instagram.

De acuerdo con las conclusiones de la firma mencionada, en noviembre del año pasado, la media de compromiso ya se ubica en 3 por ciento considerando comentarios y likes. 

Esta cifra ahora se ubica en 2 por ciento, en donde las cuentas más populares (mayores a 5 mil seguidores) son las que se ven más afectadas.

Con estos números y ante caídas recurrentes, la red social deberá de ajustar su funcionamiento y estrategia. En momentos como los actuales, las marcas exigen mejorar sus niveles de engagement, hacer más con menos y no desperdiciar ni un sólo centavo de cada inversión.

loading...