Para las empresas de cualquier categoría, la innovación es una de las grandes preocupaciones dentro de sus agendas de negocio. La saturación de algunos mercados, la creciente competencia derivada de la democratización digital así como los cambiantes hábitos de los consumidores, obliga a las organizaciones a desarrollar propuestas de diferenciación con base en nuevos conceptos, en donde anticiparse a las necesidades de los públicos meta es la llave del éxito.

Estimaciones entregadas por la firma Simon-Kucher & Partners indican que el 90 por ciento de las empresas asegura que la presión sobre el precio es creciente, con lo que el 75 por ciento de las organizaciones asegura que la innovación de productos en la mejor medida para contrarrestar los efectos de dichas presiones.

De esta manera, resulta lógico que, tal y como refieren desde Gartner, el 83 por ciento del presupuesto que destina una marca para marketing se utiliza en la innovación del producto o servicio que ofrece.

Para Oliver Becker Ramirez, director general de Nomad, “es muy importante arriesgarse a hacer cosas innovadoras. Las empresas a veces estamos estancados en lo mismo de siempre. No todas las marcas están abiertas”.

Un reporte entregado por PA Consulting Group refiere que aunque la innovación hoy es fundamental para obtener mayores garantías de supervivencia par un negocio, sólo 28 por ciento de las empresas lo hacen con éxito

La nueva generación de empresas que llegó con la explosión tecnológico, trajo consigo miles de ejemplos de organizaciones que sin una propuesta inicial necesariamente compleja, ahora dominan diversos sectores apalancados del entorno online.

Para ser precisos, el conjunto de compañías que se ha denominado como GAFA, parecen medir y dictar el curso de la generación de nuevas oportunidades de negocio a nivel mundial. Hablamos de los ejemplos que en más de una ocasión y en distintos campos de acción ofrecen organizaciones como Google, Amazon, Facebook y Apple, empresas que ahora son consideradas las líderes indiscutibles del entorno digital. Algunas cifras ponen en en claro el poderío de dichos jugadores.

Durante marzo pasado, eMarketer pronosticó que Google y Facebook dominarían el 51.6 por ciento de la publicidad digital al cierre de 2017. En cuanto a Amazon, aunque hasta ahora controla el 1.3 por ciento del mercado publicitario a nivel global, su posición única como líder de e-commerce, prestador de servicios cloud IaaS y desarrollador de hardware, le permitirá en años venideros -y no tan lejanos- tomar un rol muy interesante como intermediario entre marcas y consumidores finales, situación que comparte con Apple cuando hablamos de una de las empresas cuya oferta comercial crece en demanda al tiempo que su acervo de datos también lo hace.

El dominio de dichas compañías no sólo es leído al interior de la industria y dentro de los sectores en los que se desempeña cada una de las mismas. El consumidor asume los niveles de influencia que otorga a estas firmas la infraestructura en datos, plataformas tecnológicas y capital que poseen.

Proyecciones entregadas por Statista, indican que el 31 por ciento de las personas indican que las organizaciones que constituyen GAFA tienen demasiada influencia en la sociedad, al tiempo que el 55 por ciento considera que se han convertido en una parte integral de la estructura social. De hecho, 22 por ciento de la personas se dice obligada a entregar información personas a estas empresas.

Si bien el dominio y la influencia en términos de innovación de Google, Amazon, Facebook y Apple es innegable, lo cierto es que gracias a la globalización, es posible que desde ahora, pero con mayor fuerza en el futuro inmediato, la inspiración provenga de nuevos territorios. China y sus marcas ahora podrían ser el referente a considerar.

Mientras en América y Europa, GAFA es el término de referencia, en el continente asiático hablan de BAT: Baidu, Alibaba y Tencent (WeChat).

La participación que estas compañías comienzan a consolidar a la largo y ancho del globo terráqueo es cada vez más relevante. Sólo por mencionar algunos ejemplos, tenemos que reciente Tencent (empresa responsable del desarrollo de WeChat) adquirió 12 por ciento de participación en Snapchat; por su parte, durante los primeros días de este año, Baidu, el principal buscador online en China, anunció un acuerdo con BlackBerry para diseñar sistemas inteligentes que habiliten nuevas líneas de autos autónomos; mientras que Alibaba, a pesar de concentrar gran parte de su negocio en el mercado chino, se encuentra dentro de las 2015 marcas más valiosas de 2017 con una valoración calcula en 34 mil 859 millones de dólares, de acuerdo con Brand Finance.

Más importante es considerar que, a pesar de que hablamos de compañías que cuya expansión por el mundo a transcurrido de manera lenta, desde ahora se ubican como referencia incluso para las principales firmas norteamericanas. Basta con recordar la cantidad de eventos que intentan emular el éxito del Singles Day tales como las temporadas promocionales de Amazon, o bien la cantidad de elementos que Facebook ha incorporado a sus aplicaciones como Messenger inspirado en WeChat tales como las videollamadas o las transferencias monetarias.

Estudiar más de cerca los movimientos de estas empresas orientales será clave para entender las tendencias y proyectar nuevos caminos de innovación en el futuro inmediato. China y sus empresas comienzan a ubicarse como un referente más allá de los avances tecnológicos per sé; hablamos de un mercado que ha logrado transformar cada avance digital en una oportunidad de negocio que genera necesidades entre los consumidores. Monitorear sus acciones podría ser un buen ejercicio de aprendizaje.