CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Información que desinforma

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Todos podemos aportar nuestro granito de arena ante esta situación. Una sociedad sana es también aquella que está bien informada.

A los antiguos griegos el exceso de información les parecía una insensatez; Heráclito, y más tarde Demócrito, estaban en contra de la polymathíe, el almacenamiento excesivo de datos que acaba interfiriendo con la inteligencia. Esta manera de acceder al conocimiento, fundamentada en ese mandamiento griego que dice “nada en demasía”, ha desaparecido en estos tiempos, en los cuales se fomentan varios tipos de excesos, entre estos el de la información.

En una reunión con los integrantes de los consejos editoriales de Reforma, Alejandro Junco nos dijo que “la sociedad actual está plagada de información y sedienta de conocimiento”.

Sí, hoy vivimos en la polymathíe de la que huían los griegos, basta mirar la pantalla del teléfono móvil para que nos caiga una catarata de información que, sin ningún tipo de reflexión previa, absorbemos y almacenamos. En un rato de exposición a la pantalla recibimos más datos de los que recibieron Heráclito y Demócrito en toda su vida. Y ¿quién produce razonamientos más potentes?, ¿quién tiene mejores ideas?, ¿las ideas de quiénes han sobrevivido 2 mil 400 años? Claro que las de aquellos que seleccionaban el conocimiento, que no vivían como nosotros, atiborrados de esa información que recibimos dócilmente, ingenuamente, irresponsablemente y hasta con mucho entusiasmo. Los griegos manejaban poca información, unas cuantas verdades sólidas que rumiaban a lo largo de su vida, mientras nosotros nos ahogamos en la abundancia y en la palabrería.

En un artículo publicado en Milenio Diario, Jordi Soler dice que “una cabeza informada en exceso no tiene margen para el pensamiento” Menciona que esto lo tenían muy claro Confucio, Lao-Tse.  Atribuye a Juan José Arreola la afirmación de que “bastan sólo unas cuantas verdades, no todas porque el exceso de información, por más verdad eterna que sea, termina confundiendo y desinformando”. El escritor decía que había leído pocos libros, pero muy bien leídos.

Con el bombardeo mediático al que estamos sometidos actualmente mientras estamos despiertos, la cantidad de información que circula en redes sociales y diversos medios y la necesidad de estar informados, caemos inevitablemente en la información falsa.

La UNESCO propone claves para evitar la desinformación “online”, ante la situación de incertidumbre y continuos cambios que estamos padeciendo como sociedad. Esta institución desarrolló el concepto de AMI o “Alfabetización Mediática e Informacional”, que refiere las competencias que un ciudadano debe tener (conocimientos, habilidades y aptitudes) para poder buscar, evaluar críticamente y utilizar el contenido de los medios de comunicación de manera apropiada. Unas habilidades que cobran especial relevancia hoy, en el contexto de la propagación de informaciones no contrastadas que circulan por la red cada día.

El Marco de Competencias de la UNESCO combina dos áreas distintas – alfabetización mediática y alfabetización informacional – bajo el paraguas del término Alfabetización  Mediática  e  Informacional.  UNESCO plantea que si logramos tener más cantidad de “ciudadanos AMI” podríamos conseguir una sociedad mejor informada y alfabetizada en medios de comunicación para que cada persona se convierta en la mejor defensa contra la desinformación evitando negativas consecuencias de la desinformación. La UNESCO indica que, a través de las siguientes acciones cotidianas, todos podemos llegar a ser consumidores responsables de información.

  • Ante un medio desconocido, intentar comprobar su veracidad.
  • Al leer una determinada información, tratar de identificar las fuentes.
  • Conocer bien los diferentes canales de información que existen en la actualidad, así como los principales proveedores de información.
  • Contrastar una misma información con otros medios de referencia.
  • No compartir contenidos en las redes sociales sin antes haber comprobado la veracidad y calidad de los mismos.
  • Denunciar en cada red social aquellas informaciones falsas.
  • Identificar cuando un artículo es patrocinado.
  • Conocer las diferentes iniciativas tanto nacionales como internacionales que instituciones y gobiernos promueven para luchar contra las ‘fake news’.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena ante esta situación. Una sociedad sana es también aquella que está bien informada.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados