Datos entregados por la ONU indican que los humanos hemos producido alrededor de 8 mil 300 millones de toneladas de plástico desde la década de 1950 y se prevé que esa cifra aumente a más 34 mil millones de toneladas en 2050. Si no se toman medidas, para 2050, el volumen de los desechos de plástico podría superar al de los peces.

El problema es especialmente importante para el sector empresarial si consideramos que la responsabilidad que los consumidores han entregado a las marcas en lo referente al cuidado del medio ambiente.

Un estudio firmado por GFK, indica que el 76 por ciento de los consumidores espera que las marcas tengan cierto compromiso ecológico, mientras que el 28 por ciento afirma que las empresas tienen la obligación moral de ser responsables y sostenibles con el medio ambiente.

Algunas empresas como Adidas, que tiene una línea de tenis producida 100 por ciento a través de plásticos reciclados, han emprendido diversas acciones para frenar este problema que no es menor.

En México, el combate a esta problemática ambiental ha comenzado a generar respuesta por parte de los gobiernos de distintas entidades, los cuales han decretado medidas para minizar el uso de bolsas plásticas, popotes y contenedores de plástico. En la Ciudad de México estas prohibiciones serán una realidad durante 2021.