x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Influenciadores digitales, ¿Trepadores o comunicadores?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Los influenciadores digitales no existen y sí existen al mismo tiempo. Hay mucha prostitución del termino y del concepto.

Los influenciadores digitales no existen y sí existen al mismo tiempo. Hay mucha prostitución del termino y del concepto. Parece broma pero han llegado a mi oficina a entrevistas para pedir trabajo hombres y mujeres que me dicen que son influenciadores digitales. Lo que me parece totalmente patético. Un influenciador digital jamás se vende como influenciador digital. Primera mentira y falsedad. Es como decir que se es un experto en la vida digital, cuando, la realidad es que más que expertos, todos somos experimentadores. Además del bluf y del discurso vendedor de que los influenciadores son la solución de todos nuestros problemas en la vida digital de las marcas hay un más allá y un trasfondo con mucha más profundidad. Es un mecanismo de comunicación e interacción de la realidad digital. Mucho más profundo que habla de dinero, negocios, aspiraciones, identidad y sociología digital.

La verdad es que muchos influenciadores digitales se están pasando de listos y están cayendo en el gorroneo -abuso de confianza para que me entiendan- y además de estar pasándose de listos están desprestigiando la comunicación y difusión digital. Literal se están convirtiendo en unos prostitutos de las marcas. Y eso no se vale, para los clientes, para los negocios y para la profesión de ser agentes de la mercadotecnia. Ejemplos sobran. El fin primario de un influenciador digital es el de promover a través de sus mecanismos de seguidores a una marca o a un movimiento. Con un sentido de empatía y con sustancia. Es generar una vinculación real y auténtica. Naturalmente orgánica y sintética. Hay muchos casos de abuso de confianza por parte de esos charlatanes digitales. Muchos están cobrando por cobrar para asistir a eventos y eso no es fatal, pero sí debe de ser profesional, con proceso, estrategia y seriedad. Con un proceso de pauta y honestidad. Muchos influenciadores digitales si no les llegan al precio, no van y quizá ahí en ese evento offline podrán generar contenido relevante que les gusta a sus seguidores y esto es maravilloso y el fin primario. Serían unas de cal por otras de arena. Como la vida misma.

Justo hace poco tiempo, Elle Darby una instagramera con una biografía que la describe con nueve palabras, con 98 000 suscriptores en en su canal de Youtube y 76 000 seguidores en su Instagram se indignó porque no la invitaron a comer gratis  al restaurante Diverxo del cocinero español Daviz Muñoz -incluyo la captura de pantalla del inbox que me robé de internet-. Simplemente se ofendió y se abalanzó sobre el restaurante, ¿Cómo puede ser? ¿Si las marcas le regalan ropa, maquillaje y regalos todos los días. Será ¿Qué los mercadólogos estamos creando monstruos  digitales en vez de impulsar recomendados auténticos de nuestras marcas y servicios y generadores de contenido? Probablemente ya estamos cerca del apocalipsis digital. La muerte nos espera.  Bienvenida.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados