Cuidado influencers y bloggers: si cobran, es publicidad, no un juego en la red

El máximo organismo regulador de la publicidad en Estados Unidos, la Federal Trade Comission (FTC), se puso firme respecto de exigir a los bloggers, estrellas y los que les hacen marketing que identifiquen de forma clara cuando están haciendo promoción por la que cobran dinero a cambio.

“Enviamos más de 90 cartas recordando a los influencers y marketeros de los influencers que deben dejar claro y bien visiblemente su relación con las marcas al promover productos a través de las redes sociales”, dijo la FTC en un comunicado dado a conocer la semana pasada.

El organismo dice que han recibido denuncias de posteos en Instagram, por ejemplo, donde los influencers no dejan lo suficientemente en claro cuál es su relación con las marcas. “Hashtags como #Thanks o #Partner no son claros y muchos consumidores no entienden que se trata de un posteo promocionado”, dice la FTC, para aclarar que deben utilizar otros como: #ad, #sponsored o #advertisement.

El organismo quiere terminar con recomendaciones personales que no son otra cosa que publicidad encubierta.

Además, la FTC publicó una guía para explicar a los bloggers e influencers cómo destacar este tipo de negocios con las marcas. Se trata de un documento informal de orientación comercial que responde las preguntas más frecuentes. “En las cartas, que se enviaron a los influencers y a las marcas, se incluyeron copias del documento”, explicó la organización.

Guía para que bloggers e influences publiquen según las normas, en PDF (inglés): “The FTC’s Endorsement Guides: What People Are Asking”

Esto es importante: la FTC dijo que, por ahora, no publicará públicamente los nombres de aquellos que están infringiendo las normas y publicando publicidad encubierta… por ahora. Así, dejó la puerta abierta para hacerlo en el futuro.

En otros países como Australia, el Reino Unido, Canadá y España hay legislaciones que obligan a identificar las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica. “En Australia, desde el 1 de marzo de 2017, las malas prácticas publicitarias en las redes sociales tendrán consecuencias económicas bastante cuantiosas: hasta 220 mil dólares podría llegar a pagar un influencer por esa publicidad encubierta, mientras que las marcas podrían superar el millón”, publicó Glamour.es.

so happy to be the face of the new #DWClassicPetite from @danielwellington! Enter KENDALL for 15% off on Danielwellington.com link in bio #ad

Una publicación compartida de Kendall (@kendalljenner) el

La FTC ya advirtió, por ejemplo, a las hermanas Kardashian-Jenner por post promocionales no aclarados. “Acusadas de publicidad encubierta, borraron sus imágenes publicitarias encubiertas y, desde entonces, identifican de forma disciplinada con el hashtag #ad cada uno de ellos que publican. Tienen demasiados millones de followers y mueven demasiado dinero como para perder credibilidad”, amplió el medio español.