El influencer marketing es una de las disciplinas que carece de manea importante alrededor del mundo. América Latina no es ajena a la tendencias y gracias a las acciones realizadas por las que son consideradas como las grandes potencia creativas de la región -Brasil, Argentina y México-, se espera que las inversiones en esta rama de la mercadotecnia se mantengan en constante crecimiento.

Según estimaciones de Spotlike, el uso de influencers en el mercado en latinoamericano representa un potencial para las marcas de 100 millones de dólares, con lo que se estima que durante 2017 se invirtieron 140 millones de dólares.

Aunque el crecimiento es importante, lo cierto es que se trata de una disciplina en una edad temprana de maduración. Por ejemplo, si consideramos los resultados de Google Trends, tenemos que en un año, las búsquedas del tema “influencer marketing” se han duplicado.

En términos de ubicación geográfica, esta tendencia se encuentra más desarrollada en América del Norte y Europa, mientras que en América del Sur la penetración aún es baja. De hecho, si se busca “influencers latinoamericanos” en Google, la herramienta de búsqueda genera alrededor de 581 mil resultados, cifra puebla en comparación con los 3 millones de resultados obtenidos si buscamos “influencers en Estados Unidos”.

La mayoría de los resultados vinculados a influenciadores de América Latina están relacionados con la economía, la política y los negocios.

Con estos datos de contexto es posible afirmar que la tendencia del influencer marketing en América Latina se encuentra en un proceso de consolidación con un potencial importante a futuro, más cuando dicha región se considera como un mercado de gran importancia para el grueso de las redes sociales.

En dicho juego, México tiene un rol protagónico con lo que entender cuál es el estatus del influencer marketing en el país resulta vital para anticipar oportunidades futuras.

Con base en una encuesta realizada por el Departamento de Investigación de Merca2.0 compartimos cinco datos esenciales sobre la percepción de los consumidores ante el influencer marketing:

Interés demostrado

En el mercado mexicano, sobre todo cuando hablamos de las generaciones más jóvenes de usuarios, las celebridades de la red o influencers tienen un nivel de aceptación importante entre las audiencias.

Según el estudio, de los mil 540 encuestados, el 84.8 por ciento refirió que es seguidor de al menos un influencer en redes sociales.

Obtenido audiovisual gana

Aquellos influencers que comparten contenidos en redes sociales que privilegian las imágenes y materiales audiovisuales son los que mayor aceptación tienen. Ante la pregunta “¿en qué redes sociales sigues a estos influencers?”, la distribución de las respuestas se ordenó de la siguiente forma:

  • Instagram: 82.8 por ciento
  • Youtube: 57.3 por ciento
  • Facebook: 55 por ciento
  • Twitter: 25.7 por ciento
  • Snapchat: 5.9 por ciento

Los favoritos

EL Top 5 de los influencer favoritos de acuerdo con los participantes en la encuesta son en orden de menciones: Yuya, Luisito Comunica, Juanpa Zurita, Chumel Torres y Juca.

El contenido es el que manda

Aunque podría pensarse que las grandes bases de seguidores que ostentan responden a una cuestión de moda, la realidad es que el contenido s el verdadero culpable del interés que generan entre las audiencias.

Entre las razones para seguir un influencer, el contenido que publica concentra el 74.7 por ciento de las respuestas, mientras que la respuesta “porque está de moda” penas alcanza el 2.2 por ciento. Otras respuestas son “porque me gusta” con 19.8 por ciento, “por curiosidad” com 2.5 por ciento y ”por recomendación” con 0.8 por ciento.

La conversión, el reto

Aún cuando las cifras anteriores hablan del interés de las audiencias por estar al tanto de lo que publican las celebridades de las redes sociales, la realidad es que en términos de mercadotecnia, el uso de estos personajes aún carece de sofisticación si lo medimos en función de las posibles conversiones.

Según la encuesta, sólo el 48.5 por ciento de las personas afirma haber cobrado alguna marca o producto como resultado de la recomendación de un influencer.