Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Inflación transforma al consumidor

La crisis económica ha impulsado al mexicano a tener nuevas prioridades de consumo.

Compartir:

El aumento de la inflación a nivel mundial es un fenómeno originado por la Covid-19 y por la invasión de Rusia a Ucrania. En México, las tasas de inflación han sorprendido al alcanzar máximos desde enero del 2021 y su crecimiento ha impactado en el funcionamiento del mercado y en el bienestar financiero de la población; asimismo, trasformó las prioridades del consumidor mexicano, quien está tomando decisiones “milimétricas”: busca precios bajos, está virando hacia al ahorro y prioriza productos de consumo básico.

En abril de 2022, la inflación se ubicó en 7.68 por ciento y para la primera quincena de mayo, la tasa se situó en 7.58 por ciento, indica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Hoy en día, los consumidores se han visto afectados por la alza de precios y la perdida de poder adquisitivo.

“En general, los alimentos están teniendo una inflación del 13.2 por ciento, lo cual definitivamente cuando pensamos que la población en México destina el 38 por ciento de su gasto en alimentos y bebidas realmente el impacto no es para nada menor”, dijo Yanira Reyes, Costumbre Success Market Leader. en NielsenIQ.

Yanira Reyes, Costumbre Success Market Leader.

Consumo consciente y previsión emergente

Desde la visión de Carlos Bonilla, Socio-Senior Advisor de AB Estudio Comunicación, la inflación actúa como un impuesto más para los consumidores, “quienes ven mermado su poder adquisitivo” no solo en el gasto en alimentos, sino en empleo de capital para su subsistencia cotidiana.

“La inflación, en la práctica, actúa como una fábrica de nuevos pobres”, añadió.

En ese panorama, el nuevo consumidor es más cuidadoso, consciente y revalúa lo realmente importante para su subsistencia debido al impacto económico en su seguridad financiera y los patrones de gasto asociados.

“Selecciona con más detalle lo que va a adquirir y el cuidado del presupuesto es notable. Por otro lado, hay categorías de producto donde los clientes tienen poder de compra pero no hay disponibilidad”, apuntó Juan Luis Becerril, Strategic Marketing Leader-North America de Cargill.

 

Nuevas prioridades del consumidor mexicano

De acuerdo con Yanira Reyes, el aumento de precios daña a las familias de más bajos recursos porque 6 de cada 10 trabajadores ganan menos de dos salarios mínimos, es decir, no es suficiente para comprar una canasta básica familiar.

En ese sentido, el consumidor mexicano está tomando decisiones milimétricas: buscando precios bajos en todos los canales posibles, redistribución del gasto y priorización de alimentos.

En función del impacto económico, el estudio Global de Nielsen IQ, Consumer Outlook 2022 asegura que existen cinco tipos de  consumidores mexicanos: strugglers (33 por ciento), los que sufren inseguridad financiera; rebounders (26 por ciento), quienes se encuentran desempleados y vuelven a la normalidad; cautious (32 por ciento) los cuidadosos con el gasto; uchanged (4 por ciento) aquellos que siguen con los mismos gastos y thrivers (4 por ciento) quienes ahorraron.

Pese a la existencia de estas categorías, Yanira Reyes consideró que la incertidumbre es transversal en todos los consumidores: 8 de cada 10 mexicanos está en modo ahorro sin importar el nivel socioeconómico y las condiciones de disponibilidad de gasto.

 

“(Los mexicanos) han optado por consumir menos productos y por comprar menores cantidades o similares a los que compraban, de menor calidad y a menores precios”, Carlos Bonilla, Socio-Senior Advisor de AB Estudio Comunicación.

Otros artículos exclusivos para suscriptores