CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Industria automotriz: sin chips, no hay recuperación posible 

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Tata Motors, el gigante indio dueño de Jaguar Land Rover, tiene serios problemas por la falta de componentes clave: chips.

Todas las industrias con altos niveles de tecnificación están teniendo problemas por la falta de chips de procesadores que se produjo en Asia y se ha extendido al mundo.

Desde fabricantes de teléfonos inteligentes y de electrodomésticos, hasta automotrices, todas padecen la falta de estos insumos que son vitales porque forman parte del “corazón” de cada producto.

El ejemplo más reciente es Tata Motors, el gigante indio propietario de las marcas de lujo Jaguar y Land Rover.

La compañía anunció una pérdida trimestral de más de 1.020 millones de dólares en un trimestre y, entre las causas, menciona la “escasez crónica” de semiconductores.

La empresa dice que el problema, además, sigue presente y que esto golpeará también las ventas en el segundo trimestre del año.

JLR, la subsidiaria de Tata Motors en el Reino Unido y fabricante de los modelos de Jaguar y de Land Rover, debió suspender la producción varias veces en lo que va del año por esa causa.

Bigstock

Justo ahora que el lujo despertaba

Las complicaciones en la producción de estas marcas se produce justo cuando los artículos de lujo en general están viviendo lo que aparenta ser el fin de la pandemia, con ventas instaladas en los niveles previos a la llegada del Covid-19.

De acuerdo con datos de Bain, en 2021, hay altas probabilidades (más de un 30 por ciento) de que los ingresos en la industria y el comercio vinculados con el lujo sean similares o mayores a los registrados en 2019.

Esto dependerá de dos factores: la llegada masiva de vacunas y el renacer de la actividad turística.

Volviendo a los datos del trimestre pasado en Tata Motors, en parte por el llamado “chipageddon” que está sufriendo la industria del chip a nivel mundial, sus ingresos fueron derrotados por las ventas y el resultado fue una pérdida de 1.020 millones de dólares.

Las expectativas previas de los analistas eran que la compañía tuviera una ganancia de 360 millones.

La debacle se produjo a pesar de que en China las marcas más relevantes de la compañía lograron incrementar sus ventas en un 120 por ciento.

Además, Tata Motors debió afrontar en este periodo la amortizaciones de activos y mayores costos por una reestructuración que está llevando a cabo.

La “nueva China”

En India, uno de los mercados de mayor crecimiento del mundo en lo que a consumo se refiere (se habla de la “nueva China”), las ventas mejoraron tras la primera ola de Covid, pero volvieron a estancarse a mediados del primer trimestre de 2021, cuando golpeó el segundo pico de contagios.

India es uno de los países más afectados por el coronavirus.

Debido al avance frenético del virus, varias ciudades del país han retomado las restricciones a la circulación y cerrado los comercios y escuelas.

Al mismo tiempo, la confianza del consumidor ha vuelto a caer, haciendo que los indios posterguen decisiones de compra, especialmente las que suponen grandes gastos, como lo son los vehículos nuevos.

Por otra parte, a diferencia de la primera ola, no hay ayudas masivas por parte del gobierno y ya muchas familias gastaron sus ahorros, por lo que no tienen reservas de ninguna clase para poder pensar en cambiar sus automóviles.

Sin chips no hay solución

La falta de chips no sólo afecta a Tata Motors, la mayor parte de las automotrices está en la misma situación y muchas se han visto obligadas a suspender líneas de producción.

¿Por qué faltan chips? La crisis del coronavirus hizo que se impulsara un cambio inédito hacia el trabajo y el estudio en el hogar, lo que produjo que se demandaran muchas más computadoras portátiles y otros dispositivos que lo normal. Todos estos utilizan chips. Y se agotaron.

El problema es que los fabricantes de estos productos son pocos a nivel global, y la mayoría está en Asia.

Si bien han comenzado a ampliar la producción, llevará tiempo (y mucha inversión) equiparar la oferta con la demanda.

Desde Toyota y Nissan, hasta General Motors y Ford, todas han debido interrumpir la producción en distintas plantas en todo el mundo.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

gaming y publicidad

La dupla perfecta que espera a anunciantes y el sector gaming

La industria de los videojuegos, como por todos es sabido, está creciendo a niveles insospechados. Es un sector que vive de la gran cantidad de usuarios que lo consumen y, como ocurre con todos los sectores que tienen un tráfico masivo de visitantes, se ha convertido en uno de los canales de marketing online y publicidad favoritos para las marcas