Importancia del nombre de marca, ejemplos famosos

Internacional.- El sentido del algunos nombres de marca pueden carecen de ello, sin embargo crecen tanto que son identificados por el mundo entero. El consumidor debe recordar tu marca y asociarla con el concepto que representa tu producto. Expertos afirman que un mal nombre de marca es el primer paso a la mediocridad y al olvido de un producto.

Más notas relacionadas:
¿Quién es quién en mercadotecnia? 50 líderes que marcaron la industria
Las marcas cambían los nombres de los torneos
Marcas invierten más en investigación

Si una marca no tiene un nombre que la identifique u original sin ser complicado, los consumidores no la relacionarán y les tomará mucho más tiempo entenderla y recordarla.

La importancia del nombre de la marca radica en la simple idea de que los humanos nos comunicamos mediante palabras, etiquetamos cualquier elemento tangible o abstracto de la realidad. Así se trate de un producto, un servicio o una empresa, debes de etiquetarla con un nombre para que las personas cuando lo escuchen o lo lean automáticamente piensen en el elemento que deben identificar.

Algunas marcas han hecho una buena asociación con su nombre, aquí algunos ejemplos:

Kindle Fire
Literalmente significa “iniciar un incendio”, pero el e-reader de Amazon que cambió el mundo editorial utilizó esto con base en otra referencia. De acuerdo con Print Magazine, el nombre fue concebido por el diseñador Michael Cronan quien buscó ponerle un nombre para una “visión que cambia las reglas pero que también se siente como algo que usarías”.

Tumblr
De acuerdo con su fundador, David Karp, Tumblr es una expresión abreviada del estilo de microblogging tumblelog que el sitio hizo famoso. Este tipo de blogs “tiende a los posts de transmisión de pensamientos más cortos”, dio a conocer Karp a Intelligent Life.

Zara
El nombre de Zara fue idea de Amancio Ortega, fundador del imperio Inditex. Al principio le gustaba “Zorba”, en honor a la película de Michael Cacoyannis, protagonizada por Anthony Quinn e Irene Papas. El problema fue que en 1975, Zorba era el nombre de una cafetería y ya lo tenía registrado, así que Ortega tuvo que cambiarlo por algo parecido; Zara.