IKIGAI japonés ¿cómo encontrar equilibrio en marketing?

Esta semana les quiero hablar del IKIGAI que significa “la razón de vivir” o “la razón de ser”.

Ikigai (生き甲斐) es una palabra japonesa que no tiene una traducción exacta. El ikigai es el sentido de la vida o aquello que te hace levantarte con ilusión cada día.
Hay muchos libros y autores que hablan sobre encontrar el IKIGAI; según los japoneses todo el mundo tiene su IKIGAI, algunas personas ya lo encontraron y otros aún siguen en la búsqueda.
Aquí les muestro una imagen que muestra gráficamente lo que significa el concepto:

Entonces ¿cómo aplicarlo al marketing y a tu vida cotidiana?, no es algo muy sencillo y se va trabajando a través de los años; en mi caso tengo muy claro cuál es mi pasión, aunque no crean que la encontré muy fácil, fue una labor de años donde tenía que identificar, mis emociones, sentimientos a ciertas actividades y mi vida cotidiana para encontrarla.

Sin embargo para poder aplicar el concepto completo debemos ser capaces de encontrar:
*Nuestra pasión *Nuestra misión * Nuestra vocación *Nuestra profesión.
Por ejemplo: estudie diseño gráfico y nunca ejercí, porque todas las oportunidades de trabajo que se me presentaron fueron de marketing y en empresas de tecnología. Cuando conocí lo que era el marketing y conocí el mundo de la tecnología descubrí que esa era mi pasión.
Sin embargo mi misión y mi vocación me llevan a la parte social es decir me siento plena y satisfecha cuando colaboro en actividades de responsabilidad social.
Es ahí donde encuentras esa encrucijada en dónde tienes que buscar ese centro para sentirte pleno en los 4 aspectos.
Como mercadólogos muchas veces nos vemos envueltos en temas mucho más operativos en el día a día para ser exitosos en el mundo de estrategias, social media, pero no nos detenemos a pensar si eso en realidad nos emociona tanto para levantarnos todas las mañanas felices por empezar un nuevo día y dejar huella en lo que haces.
Encontrar el IKIGAI, debería de ser una labor diaria en donde nos demos una pausa y en una libreta apuntemos estos cuatro elementos y vayamos identificando poco a poco ese sentido de vida que nos hace ser plenos y felices.
En mi caso encontré en la Mercadotecnia Social mi IKIGAI (lo que me apasiona, lo que amo, lo que el mundo necesita y en lo que me pueden pagar; es algo en lo que sigo trabajando todos los días; porque el IKIGAI puede modificarse a través de las distintas etapas de la vida.
¿Tú ya encontraste tu IKIGAI?