Ikea hará todas sus entregas “eléctricas” en 2020 en cinco ciudades

En cinco grandes ciudades del mundo, Ikea no utilizará autos ni camiones con motores a combustión para enviar sus artículos. Será a partir de 2020.

Imagen: Ikea India

La salida de los motores a combustión interna parece ser un fenómeno del que ya no hay vuelta atrás. Cada vez son más las fabricantes que presentan alternativas, al tiempo que distintos países de todo el mundo (tanto desarrollados como emergentes) van poniendo fecha de vencimiento a los permisos para manufacturar, vender y dejar circular a autos con motores que funcionen con derivados del petróleo.

En ese contexto, los vehículos eléctricos se ofrecen como la principal alternativa.

Ikea Group, el propietario de la mayoría de las tiendas Ikea en todo el mundo, dijo este viernes que todas sus entregas en cinco ciudades donde tiene presencia se harán con vehículos no contaminantes.

Así es, en Amsterdam (Holanda), Los Ángeles, Nueva York (Estados Unidos), París (Francia) y Shanghai (China) utilizará vehículos eléctricos u otros medios no contaminantes. Cumplirá su objetivo para 2020.

El minorista de muebles y accesorios más grande del mundo dijo en un comunicado que eso significaría que el 25 por ciento de sus entregas a domicilio sería de “cero emisiones” en ese año.

En paralelo, la compañía planea para 2025 el objetivo de que todas sus entregas de “última milla” se realicen con vehículos eléctricos u otros medios de cero emisiones. Todo es parte de su campaña para reducir su huella de carbono y convertirse en “carbono positivo”, eliminando más emisiones de CO2 que las que crea la cadena de valor de Ikea.

Crecimiento sostenible

“Para nosotros es crucial hacer crecer nuestro negocio de manera sostenible, es por eso que estamos acelerando la transición a los vehículos eléctricos en cinco ciudades”, dice el comunicado firmado por el gerente general de Ikea Group, Jesper Brodin.

“El cambio climático ya no es sólo una amenaza, es una realidad. Vemos cómo eso afecta nuestro negocio, a nuestros clientes y a nuestros compañeros de trabajo todos los días. Queremos ser líderes, tomar medidas para solucionarlo y acelerar nuestros planes”, agregó Brodin.

La compañía está trabajando con fabricantes de vehículos para hacer el cambio (UPS está haciendo un trabajo similar). Los primeros vehículos probablemente serán camiones de reparto eléctricos, aunque Ikea también está probando con la entrega en bicicletas eléctricas y explorando otras tecnologías que, según dijeron, aún no darán a conocer.

Al ofrecer entrega eléctrica, la compañía espera alentar a más clientes a dejar sus autos en sus casas y a viajar a sus tiendas en bicicleta o en transporte público.

Un dato: la compañía ahora busca ubicar nuevas tiendas al lado de estaciones de metro.

La marca tiene 366 tiendas en 30 mercados alrededor del mundo.