Hyundai tomó la decisión que toda la industria estaba esperando

La coreana Hyundai y la especialista en tecnología de conducción autónoma con sede en Dublín, Aptiv, conformarán una empresa mixta en la que inyectarán US$ 4.000 millones para desarrollar vehículos de la nueva generación.

Hyundai
Bigstock
  • Después de dudar por años, la marca coreana Hyundai decidió apostar fuerte en la conducción autónoma

  • Para recuperar el tiempo perdido, se alió con una especialista: Aptiv 

  • Aptiv ya ha desarrollado autos sin conductor para Lyft en los taxis públicos de Las Vegas

Hyundai, el gigante automotriz que faltaba en el desarrollo de vehículos autómonos, decidió que ya es hora de enfrentar los cambios de la industria.

Este lunes anunció que se lanza con todo en la aventura, pero no lo hará desde cero, sino con el apoyo de Aptiv, la compañía irlandesa especialista en autoconducción.

En efecto, Hyundai Motor Group, de Corea del Sur, y la firma de tecnología automotriz con sede en Dublín, Aptiv, confirmaron que crearán una empresa conjunta valorada en US$ 4.000 millones en la que participarán por partes iguales.

Esto marca la apuesta más grande de Hyundai en esta materia, donde está claramente relegada en comparación con otras marcas de la región asiática, como Toyota o Nissan o cualquier de las compañías chinas.

Hyundai Motor, Kia Motors y Hyundai Mobis contribuirán colectivamente con US$ 1.600 millones en efectivo y US$ 400 millones en vehículos, ingeniería, recursos de I+D y propiedad intelectual.

Aptiv, en tanto, contribuirá con sus desarrollos de tecnología de conducción autónoma, la propiedad intelectual y con 700 empleados especialistas en el desarrollo de sistemas para vehículos sin conductor, publicó Reuters.

Según anunciaron, la empresa conjunta comenzará a probar sistemas 100% sin conductor en 2020 y tendrá una plataforma lista para ofrecer en el mercado en 2022.

Aptiv era conocida como Delphi Automotive.

Experiencia

A la cabeza de la nueva empresa conjunta estará Karl Iagnemma, presidente actual de Aptiv, y tendrá su sede en Boston, Estados Unidos. Tendrá otros centros tecnológicos en en los Estados Unidos y Asia.

Aptiv ya trabajó con Lyft en Las Vegas, en una prueba de servicios “robotaxis” autónomos en 2018. En ese testeo se usaron automóviles BMW Serie 5.

Para Aptiv, la marca coreana le dará impulso internacional y escala global. Mientras tanto, Hyundai gana apoyo a sus retrasados proyectos en autoconducción, ya que suma un socio que ha invertido en el desarrollo de estas soluciones desde hace tiempo, y con éxito, analizan en TechCrunch.