Huawei está cerca de destronar a Samsung, mientras Apple parece resignarse

smartphone
Bigstock
  • Parece que nada podrá impedir que Huawei domine en ventas de smartphone

  • Samsung se mantiene como líder pero por diferencia de un sólo dígito

  • Apple tiene un panorama más complicado; ahora debe preocuparse por no ser alcanzado por Xiaomi

Pese al bloqueo por parte de Estados Unidos, todo indica que a Huawei no se le puede detener; ya amenaza con alcanzar en ventas a Samsung, mientras que Apple no encuentra la fórmula adecuada para reposicionar al iPhone.

Esto sale a colación dado que se han publicado los datos más recientes del mercado de smartphones, uno que no había pasado por mejor momento los últimos dos años, ya que se desaceleró. Sin embrago, durante el tercer trimestre del 2019 ha mostrado signos de recuperación.

Así marcha el mercado global

Aunque es discreta, la venta de teléfonos inteligentes subió entre julio y septiembre, hasta alcanzar superar los 350 millones a nivel global, un crecimiento del 1 por ciento.

En concreto, de acuerdo con un reporte de Canalys, las ventas fueron de 352.4 millones, mientras que datos de Counterpoint estiman que fueron 379.8 millones de dispositivos los que salieron a punto de venta.

Si observamos el panorama a nivel marcas, encontramos que Samsung sigue liderando el sector al colocar más de 78 millones de smartphones, seguido de Huawei que superó los 66 millones de dispositivos, así como por Apple, con más de 43 millones de iPhone, que parece que se rezaga cada vez más.

Más allá de la diferencia en total de ventas, de acuerdo con ambos análisis se destacan algunos puntos en coincidencia. Entre ellos, la similitud en ventas por marcas lideres, y el hecho que se destaque el corte a la racha de varios trimestres a la baja, misma que se atribuye a una mayor demanda en India y China como gran aliciente al mercado global.

Asimismo, sobresale que pese a la mejoría en general, la realidad es que esto se puede atribuir a Samsung, Huawei, Oppo y Realme, ya que fueron las únicas que registraron un rendimiento positivo en el trimestre, muy similar a lo que se reportó en entre abril y junio, previos.

Todos estos datos nos dan indicativos muy puntuales hacia como se mueve el consumo de smartphone en el contexto global.


Notas relacionadas

No todo brilla

Hasta ahora, Samsung ha logrado mantenerse como la líder en ventas e incluso ha registrado crecimiento en su división de smartphones, pese a que las ganancias operativas de la compañía tuvieron interanual del 56 por ciento en el tercer trimestre.

De acuerdo con el reporte del 3Q de la surcoreana, las ventas de smartphones “mejoraron significativamente” gracias debido a las ventas del último modelo, el Galaxy Note 10 y a su serie Galaxy A. En general la división representó una ganancia operativa de 2 mil 500 millones de dólares, un aumento del 32 por ciento con respecto al año anterior.

Sin embargo, no todo es positivo pues en aunque incrementó ventas y hoy posee entre un 20 y 22 por ciento del market share global, el futuro no está tan claro o despejado. Por un lado, Huawei amenaza con alcanzarlo e incluso superarlo, esto es más latente si se considera el pronóstico de la propia Samsung, que espera ventas más débiles para el resto del año, argumentando efectos estacionales e incertidumbres económicas derivadas de la guerra comercial.

Parece que no hay freno

En cambio, para la tecnológica china parece que nada parece detenerla. Pese a los más recientes conflictos derivados del bloqueo comercial por parte de Estados Unidos, Huawei sigue ganando participación de mercado y creciendo en ventas.

La compañía recientemente presumió que comercializó 200 millones de smartphones en tiempo récord durante 2019, dato que coincide con los registros de Canalys y Counterpoint que sólo para el tercer trimestre señalan que vendió más de 66.4 millones de dispositivos, a sólo 8 millones de Samsung (y un market share de entre 18 y 19 por ciento). Si mantiene el ritmo y se cumple el pronóstico de la surcoreana, el cuarto trimestre podría ser para la casa del Mate 30 y P30.

En el caso de la firma con sede en Shenzhen, es vista por los analistas como un caso en el que su apuesta por la innovación en tecnología y diseño, sumada a una ambiciosa estrategia de marketing que, junto robusta servicio de atención a sus consumidores, ha logrado consolidarse como protagonista en esmerado global.

Todo indica un cambio

Estas condiciones dibujan un panorama cada vez más complicado para Apple, que parece que se ha resignado al tercer sitio en ventas. En el tercer trimestre colocó 43,5 millones de iPhone, un 7 por ciento menos que durante el mismo periodo pero del año anterior. Para los especialistas, esto es producto principalmente a un débil rendimiento del iPhone XR, XS y XS Max, antes del lanzamiento del iPhone 11, en septiembre pasado.

Para la de Cupertino esto se vuelve más difícil si consideramos lo dicho por diversos analistas que ven en la nueva generación de su smartphone como debilidad el que no cuente con 5G, un terreno que en algunos mercados comenzará a ser factor en 2020, y donde tanto Samsung como Huawei ya trabajan.

Desde Canalys señalan que en el futuro, “Apple necesitará una estrategia poco convencional para mantener su volumen alto el próximo año”. Esto hace pensar en un cambio de estrategia.

Si bien, se espera que el cierre de año sea muy bueno en ventas para la casa del iPhone (así ha sido desde hace varios años), la realidad indica que por ahora, más que centrarse en la pelea con Samsung y Huawei, se debe ocupar en no perder más terreno frente a Xiaomi y Oppo que están a poco más de 10 millones de smartphone en ventas.

Seguramente en Apple están conscientes de ello, de hecho llevan tiempo trabajando en una estrategia que reduzca la dependencia de la compañía de la venta del iPhone y apueste más por los servicios y entretenimiento. Esto traerá como consecuencia un menor dominio de su smartphone, algo que aliviará a marcas como la surcoreana y la china, pero al mismo tiempo pondrá presión a otras… como Netflix.

Uno de los cambios que podrían venir es volver a poner a su dispositivo como un objeto de estatus y distinción. Esto a raíz de que ha tomado fuerza la presunción de que la compañía planea apelar a las suscripciones mensuales para la venta de sus productos.

Aunque es sólo una posibilidad, no suena descabellado que Apple retome la esencia que la encumbró.

loading...