Honda sigue sufriendo por Takata y llama a revisión más de un millón de vehículos

La falla reportada afecta al dispositivo que sirve para inflar la bolsa de aire del conductor, la cual en caso de accidente, se rompe bajo presión y dispara fragmentos de metal hacia el conductor.

Honda
Imagen de Bigstock
  • Honda llamó a revisión a más de un millón de vehículos en Estados Unidos.

  • El problema, que ha tenido un seguimiento, involucra a la firma de componentes automotrices Takata.

  • Los vehículos serán revisados y le serán cambiadas las piezas que presenten fallas.

Honda llamó a revisión este martes a poco más de un millón de vehículos en Estados Unidos, debido a defectos en sus bolsas de aire (airbags).

El problema, que ha tenido un seguimiento, involucra a la firma de componentes automotrices Takata, la cual recibió diversas sanciones y fue multada económicamente por equipar vehículos con airbags a vehículos de las marcas Acura y Honda de entre los años 2001 y 2016.

La falla reportada afecta al dispositivo que sirve para inflar la bolsa de aire del conductor, la cual en caso de accidente, se rompe bajo presión y dispara fragmentos de metal hacia el conductor.

De acuerdo con la automotriz japonesa, los vehículos serán revisados y le serán cambiadas las piezas que presenten fallas. Honda dijo haber llamado a revisión 12.9 millones de vehículos.

Las diversas fallas le valieron diversas multas a Takata por la distribución de bolsas de aire defectuosas y que ocasionaron la muerte de al menos 15 personas en todo el mundo.

Millones de vehículos producidos por varias de las mayores compañías del sector, entre ellas Honda, Toyota y General Motors, fueron llamados a revisión por culpa de esos airbags.

Takata ya ha saldado con la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras de Estados Unidos (NHTSA) más de 200 millones de dólares en multas.

La dependencia ha ordenado una serie de retiros que cubren decenas de millones de vehículos en Estados Unidos equipados con bolsas de aire de la Takata.

A nivel mundial, más de 42 millones de vehículos están involucrados en el retiro, de acuerdo con los reportes de diversos fabricantes de autos.

Takata se declaró en bancarrota en 2017 luego de que ésta no pudiera salir a flote de las multimillonarias multas que recibiera por sus dispositivos defectuosos.

La empresa fue fundada en 1933, y representaba una de las mayores proveedoras mundiales de bolsas de aire y otros dispositivos de seguridad vial, y desde 2008 está sumida en serias dificultades económicas derivadas de los fallos localizados en el encapsulado metálico donde se aloja la bolsa del aditamento de seguridad.