La triste historia de Dean & DeLuca, la tienda gourmet que está en graves problemas

Dean & DeLuca, la tienda de delicatessen que alguna vez fue paso obligado para todos los que viajaban a Nueva York, ya no es lo que era. Su modelo de negocios se modificó y la estrategia de mercadotecnia no acompañó los cambios.

Bigstock
  • La tienda de delicatessen Dean & DeLuca empezó a cerrar puntos de venta en Estados Unidos.

  • Un nuevo escenario en su segmento de negocio hizo que acumulara deudas. Su futuro es muy complicado.

  • La competencia, nuevos dueños, cambios de hábitos. Todo conspiró.

Dean & DeLuca, la tienda de alimentos gourmet cuya tienda insignia en Nueva York introdujo a los estadounidenses a las delicatessen internacionales hace más de cuatro décadas, está en serios problemas.

Vende cada vez menos, la rentabilidad es negativa, crece su deuda y, lo peor, el panorama de alta competencia está tensionando su futuro.

De hecho, ya cerró varios puntos de venta y en el puñado que permanecen abiertas, abundan los estantes vacíos y las quejas de los proveedores son constantes. Tanto, que según The New York Times han acudido a los tribunales para poder cobrar facturas impagas.

Oficialmente, de acuerdo con Bloomberg, a Dean & DeLuca sólo le quedan cuatro tiendas abiertas operadas por la compañía en los Estados Unidos.

El modelo de negocio de Dean & DeLuca fue disruptivo para su época, pero ahora, aquellos consumidores que antes iban sin pensarlo dos veces a buscar las delicatessen que no se encontraban en otros lugares, tienen muchas otras opciones. Y la estrategia de mercadotecnia para adaptarse no funcionó.

Cada vez, rivales más grandes con mayores recursos ganaron cuota de mercado. Esos artículos que una vez fueron difíciles de conseguir, ahora están disponibles en cadenas masivas como Whole Foods, de Amazon, por ejemplo. Y muchos otros los adquieren directamente online, sin siquiera moverse de sus casas.

Para peor, los productos en Dean & Deluca siguieron teniendo un nivel de precios más elevado que el resto, lo que complicó aún más que los estrategas encontraran argumentos de venta.

“El propietario de Dean & DeLuca, Pace Development Corp, con sede en Bangkok, reconoció que la situación empeoró y provocó un retraso en los pagos a algunos proveedores”, publica Bloomberg.

“La falta de recursos financieros nos hace muy difícil mantener las inversiones necesarias para mejorar y mantener nuestra franquicia competitiva y atractiva”, dijo Sorapoj Techakraisri, director ejecutivo de Pace.

Fuera de los Estados Unidos, a la compañía aún le va bien, con 70 tiendas en Asia. “Los Estados Unidos tienen un entorno muy difícil, pero eso no significa que detendremos la expansión en otras regiones”, dicen desde Pace.

Las ventas de alimentos y bebidas en Dean & DeLuca se desplomaron un 23% en los Estados Unidos en el primer trimestre de 2019, según los informes de la compañía. La unidad representa más del 60% de los ingresos de Pace, una empresa que tiene una deuda total que se situa 19 veces más alta que su patrimonio.

Pace compró Dean & DeLuca por US$ 140 millones en 2014. El acuerdo incluía la licencia en 31 países, incluyendo Tailandia, Singapur y Corea del Sur.

42 años de historia

Fundada por Joel Dean y Giorgio DeLuca en 1977, la tienda siempre ofreció alimentos y otros artículos que en general no estaban disponibles en ningún otro lugar.

Foto: TW Dean & DeLuca

Esa exclusividad le dio la posibilidad de vender sus productos a mayores precios. Pero los consumidores, más inteligentes y en un mundo interconectado, están llevando poco a poco al modelo de negocios de Dean & DeLuca a la obsolescencia.

Un ejemplo: la marca fue la primera tienda en Nueva York en ofrecer aceite de oliva extra virgen. Ahora Amazon vende aceite de oliva extra virgen. En cualquier lado se vende aceite de oliva extra virgen. Y así con miles de productos.


loading...