El futuro de Twitter podría definirse muy pronto

Por Alvaro Rattinger
email [email protected]
twitter @varu28

Una semana interesante para Twitter, los rumores de una posible compra han catapultado el precio de las acciones, entre los compradores potenciales se encuentran empresas como Disney, Google y Salesforce, inclusive se ha comentado que Microsoft podría ser una de las compañías interesadas, esta última no me parece una opción realista dada la compra reciente de LinkedIn. La potencial venta se da en medio de malas noticias para la compañía, a finales de la semana pasada Mark Mahaney de la firma RBC y uno de los analistas tecnológicos más respetados en la bolsa de valores de la unión americana reportó que twitter perdería confianza de anunciantes en los próximos trimestres. Según Mahoney el 26 por ciento de un panel de 1,100 anunciantes globales aumentaría su inversión en twitter, 28 por ciento disminuiría, además 35 por ciento reportaron que no tienen planes de inversión en la plataforma, un 5 por ciento mayor a los números reportados el mes de febrero. El analista también indicó que en términos de retorno de inversión se ubica en el lugar 5 de 7 por debajo de Google, Facebook, YouTube, LinkedIn pero por encima de Yahoo! y AOL.

Esto indica un cambio importante en la industria y contrasta con las cifras que el equipo de twitter México me compartió recientemente con respecto a la aceptación de la plataforma en nuestro país. Pero la inversión publicitaria en México no sería suficiente para revertir la preferencia negativa a nivel global. Es posible que las cosas no están tan mal en tierras aztecas; sin embargo, la venta de la empresa parece inminente. Me parece que para el marketing no presenta un panorama muy deseable, no importa quien compre la plataforma, twitter dejaría de ser independiente, un rol importante para mantener el semblante de balance en las redes sociales. Es cierto, Snapchat es relevante — en especial entre los millenials — pero no es un contrapeso a Facebook. Si bien hay más jugadores, parece que las opciones prácticas y viables para los anunciantes se limitan a Facebook y Google.

Para un servidor la noticia es más triste, no importa quien sea el nuevo dueño, queda claro que la plataforma tendrá que cambiar si no desea desaparecer. La mejor salida de twitter podría estar en el streaming de eventos en vivo, una estrategia que ha funcionado bien con la transmisión de partidos de la NFL y recientemente el debate entre Clinton y Trump. Para Disney tendría sentido comprar la empresa y con ello dar ayuda a ESPN a través de un matrimonio de estadísticas, comentaristas, tweets y video en vivo. Hay una trampa escondida, si twitter forma parte de un grupo más grande de medios automáticamente perdería valor percibido para un cúmulo de medios que dependen de la red social para promover su contenido, inclusive competidores de ESPN. La bondad de twitter es la apertura y democracia, los usuarios son tan diversos que su venta a un medio sería en gran medida un conflicto de interés, al grado tal que los inversionistas de Disney —según un reporte de CNNMoney— han recibido con malos ojos la noticia de la potencia compra  (http://money.cnn.com/2016/09/28/media/disney-stock-espn-twitter-takeover-rumors/).

Creo que twitter es una gran plataforma que no ha logrado solventar el problema de los trolls, además es difícil de utilizar para principiantes y el buscador no es my amable. Dicho esto, ha sido benéfica para México, cosas como #lordaudi no serían posibles sin ella. No tengo la más mínima idea de quien sea el comprador, lo único que puedo decir a ciencia cierta es que estas cosas nunca terminan como las esperábamos, recuerden la compra de WhatsApp por Facebook, en 2014 Jan Klum CEO de WhatsApp prometió que nada cambiaría después de la adquisición y que la empresa se mantendría independiente. (http://www.mirror.co.uk/tech/whatsapps-remarkable-sellout-what-changes-8819899). Hoy sabemos que no sucedió.

Espero sinceramente que la compra de twitter sea para mejorar la plataforma y no despedazarla lentamente o convertirla en un medio de promoción interno de una gran conglomerado. Por lo pronto esperemos que el mundo no pierda una herramienta valiosa de activismo digital y comunicación en tiempo real. Muchos dirán que Facebook cumple la tarea, yo argumentaría que entre más opciones, mejor.