Durante las últimas horas, el detalle de un vaso de Starbucks ha sido tema de conversación entre los fans -y no fans- de la aclamada serie Game of Thrones.

Durante el episodio de ayer, durante una escena, diversos espectadores detectaron un vaso que presumiblemente pertenecía a la cadena de cafeterías de la sirena verde, hecho que rápidamente ganó popularidad en redes sociales, desde donde si hicieron bromas al respecto y se enarbolaron teorías sobre el verdadero origen del incidente.

De momento ninguna de las dos marcas emitieron comentario alguno, pero ahora se sabe que lo algunos calificaron como una arriesgada estrategia de product placement, fue en realidad un error del equipo de producción.

La respuesta de HBO y Starbucks

Así lo confirmó Bernie Caulfield, una de los productores ejecutivos de la exitosa serie de televisión de HBO, quien en una entrevista con la radio WNYC de Nueva York, se disculpó por el hecho, al tiempo que bromeó sobre el peculiar acontecimiento.

“No puedo creerlo”, aseguró Caulfield, al tiempo que indicó “nuestra gente de apoyo y decoradores están en esto un mil por ciento. ¡Lo sentimos! Poniente fue el primer lugar en tener Starbucks” agregó la productora.

HBO no fue la única que fijó postura ante el hecho. Desde su cuenta de Twitter, Starbucks respondió al error que la metió a la conversación del momento con un mensaje que intentó hacer promoción a un nuevo producto dentro de su menú de verano.

Errores que valen millones

Si bien esto no fue nada planeado, la realidad es que fue un error que para Starbucks representó un beneficio publicitario que bien se puede contar en miles de millones de dólares.

Basta con reconocer que hablamos de una serie que es vista por más de 30 millones de personas tan sólo en Estados Unidos.

Aunque la firma de cafeterías es la ganadora en este pequeño error, también es cierto que no es casualidad.

Starbucks es bien conocida por tener una sólida máquina de marketing como respaldo, misma que le ha permitido ubicarse como una de las marcas más valiosas a nivel mundial dentro del segmento de casual food. Según estimaciones de Brand Finance, hasta 2017 la firma poseía un valor de 23 mil 185 millones de dólares.

Estas cifras son parte del reconocimiento, engagement y alcance que la firma tiene entre los consumidores, quienes fueron capaces de identificar a la marca en menos de tres segundos dentro de Game of Thrones.