Hay un gran ganador en la crisis por los 737 de Boeing: Airbus

La fabricante de aviones con sede en Francia, Airbus, consiguió un encargo de 300 jets de China. Lo ven como una señal de Beijing para la estadounidense Boeing ante la crisis de los 737.

Mientras Boeing está lidiando con una crisis de marca sin precedentes ante la caída de dos aviones de su modelo más moderno, el 737 Max, hay una compañía que ha comenzado a ver algunos beneficios de esto.

Se trata de la fabricante con base en Francia, Airbus.

En efecto, la rival europea de la estadounidense firmó este lunes un acuerdo por decenas de miles de millones de dólares para vender 300 aviones a China.

La firma coincide con una visita a Europa del presidente chino Xi Jinping y con la crisis de los los 737 Max de Boeing, que en el lapso de cinco meses cayeron al vacío y que ha obligado a la mayoría de las aerolíneas a dejarlos en tierra hasta que finalicen las investigaciones.

El acuerdo entre Airbus y la agencia de compras del estado de China, China Aviation Supplies Holding Company, incluye 290 aviones de la familia A320 y 10 aviones de fuselaje ancho A350.

En Francia se habla de un acuerdo por 30.000 millones de euros (US$ 34.000 millones), pero hay que tener en cuenta es que ese es el precio “de catálogo”. Cuando se firman pedidos por cantidad, los valores unitarios bajan considerablemente.

Lo que levanta sospechas y lo relaciona con lo ocurrido con los Boeing es que el pedido chino es mucho mayor al esperado. Además, el gigante asiático, desde 2017, dejó de comprar aeronaves a Boeing, en medio de las tensiones comerciales que aún no hay terminado de superar ambas potencias.

Algo está claro: los pedidos importantes de aviones, en especial de los 737, es algo de lo que Boeing debería olvidarse por un buen tiempo.

“No hubo evidencia de ninguna conexión directa entre el acuerdo de Airbus y las tensiones entre China y los Estados Unidos o los problemas de la flota de los 737 de Boeing, pero los analistas de China dicen que Pekín tiene un largo historial de enviar señales diplomáticas o ignorar a los proveedores de los países rivales a través de los encargos de aviones estatales”, publica Reuters.

China, el primero

Hay que recordar que China fue el primer país en dejar en tierra la versión más reciente del modelo 737 de Boeing luego del accidente mortal del vuelo operado por Ethiopian Airlines que desató una decisión similar en todo el mundo.

La compra china a Airbus se suma a la decisión de Garuda Indonesia y otras aerolíneas de suspender o retrasar los pedidos de 737.

Garuda Indonesia había pedido 50 aviones de ese modelo (por US$ 4.900 millones), pero aunque sólo ha recibido uno, decidió cancelar los 49 restantes luego de los accidentes. Hay que tener presente que es la aeronave con la que Boieng esperaba obtener sus mayores ganancias.

El desastre de Ethiopian Airlines, que se estrelló el 10 de marzo matando a las 157 personas a bordo, se sumó a otro solo cinco meses antes: otro Max 8 de Indonesia Lion Air, cayó al mar y allí murieron 189 pasajeros y la tripulación.

Boeing tiene encargados 5.526 aviones (entre 737 Max 8 y 9), cada uno cuesta US$ 122 millones y US$ 129 millones, respectivamente.

La novedad de mayores pedidos de China llega en cuando el fabricante de aviones europeo está en plena restructuración. De hecho, una de las consecuencias de esta crisis es la decisión de dejar de entregar los A380 en 2021, luego de que su principal cliente, Emirates, deshizo un pedido de una serie de unidades del avión más grande del mundo.

Tom Enders, el CEO saliente de Airbus, anunciando el fin de los A380 en febrero pasado. Foto: Airbus.


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299