Hay crisis de vestidos negros para los Golden Globes

Los Golden Globes han llegado a registrar ingresos por publicidad de hasta 44 millones de dólares, esto de acuerdo con cifras proyectadas por Kantar Media.

En la antesala de la celebración de los Globos de Oro, diversas acciones se han emprendido como parte de una protesta de la campaña Time’s Up, con la que actrices y actores buscan protestar en contra de los casos de acoso señalados a Harvey Weinstein, un productor con gran influencia en la industria cinematográfica.

Una de las principales acciones que se han desatado como parte de la campaña, ha engrosado una larga lista de actrices, que se organizaron para acudir vestidas de negro a la ceremonia.

La medida ha puesto de cabeza la estrategia de promoción de diversas marcas de moda, que invierten en prendas que son vistas en transmisiones especiales que cubren la celebración.

The Guardian reporta consultas a marcas de moda tanto en Hollywood como en Paris y revelan que todas las peticiones de vestidos han sido en color negro y en algunos casos de prendas de alta costura, aseguran que después de meses de haberse elaborado artesanalmente, se han tenido que cambiar de último momento por alternativas en color negro.

Otro caso mencionado por el diario inglés es el del diseñador neoyorquino Naeem Khan, quien elaboró una pieza para Christina Hendricks en color dorado y tuvo que rehacerlo en negro.

Declaraciones de estilistas y trascendidas por The Telegraph han advertido que existe una crisis de vestidos negros, pues como la propuesta de ir vestidos de este color creció de último momento, en esta proporción los estilistas, que funcionan como intermediarios entre celebridades y marcas de lujo, han tenido que tomar acciones para encontrar productos.

La relevancia de saber que hay una crisis de vestidos negros es que hoy por hoy, lograr que una celebridad sea vista a nivel internacional con una prenda, beneficia en todos los sentidos a la marca, pues con esta simple acción incrementa la reputación del diseñador y se convierte en una estrategia de promoción única.

Esta idea de que actrices y actores acudan a la ceremonia vestidos de negro fue promovida por la actriz Meryl Streep, quien se enfrascó en una fuerte polémica en contra de la también actriz Rose McGowan, quien criticó su propuesta y pedirle que reconociera haber callado cuando sabía de los abusos de Weinstein.

Reacciones en redes a la protesta con vestidos negros: