Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

“Hasta allá no voy”: ¿Qué debería de hacer Uber para recuperar su viejo “encanto”?

Cuando recién entró al mercado, Uber se posicionó como una alternativa más sofisticada a los taxis tradicionales; pero hoy es muy diferente
  • En cifras de BuildFire, Uber tenía un valor de mercado de 72 mil millones de dólares para finales 2019

  • Según MacroTrends, para este octubre su capitalización bursátil era de poco más de 66 mil millones de dólares

  • Para finales del año pasado, en datos de Statista, la plataforma de taxis compartidos tenía una penetración del 80 por ciento dentro de México

Al momento de su fundación, y por muchos años después de ese primer momento, Uber se posicionó como el futuro de la movilidad. Un gran ejemplo de las posibilidades de la economía colaborativa, la plataforma de taxis compartidos logró conquistar a los usuarios de los Estados Unidos (EEUU). Y después, salió a conquistar al mundo. Su promesa original era muy sencillo. Dar un servicio más seguro, moderno y conveniente que los servicios privados, tradicionales.

Once años más tarde, la situación de Uber es distinta. Ahora es un conglomerado global con un negocio que parece incapaz de tener números positivos y vive únicamente de la fe (o de la terquedad) de sus inversionistas. Por si fuera poco, no solo tiene que lidiar con un sinfín de conflictos ante autoridades de todo el mundo, por la forma en la que paga a sus conductores. Aparte ha presentado varias funciones y herramientas que no son del agrado de los usuarios.

¿Qué es lo que le pasó a la otrora líder indiscutible del transporte del futuro? Más importante aún, ¿hay alguna forma que Uber pueda dejar atrás sus problemas y recobrar su viejo trono?

Los problemas de Uber

Se puede ver la crisis de la app en tres dimensiones. Primero, la viabilidad de su modelo de negocio. Segundo, su oferta al público. Y por último, la relación con todos sus conductores.

El modelo de negocio de Uber es quizás es más grande de sus problemas. Hay quienes han dibujado un paralelo con negocios como WeWork y Unicorn. Es decir, startups que apostaron a monopolizar su mercado al precio que fuera, sin éxito, y que ahora no pueden mantenerse de pie por sí mismas. El crecimiento sin precedentes de unidades como Eats, mucho mejor cuidadas y que nacen en su periodo de madurez, parecen confirmar el curioso fenómeno.


Notas relacionadas


Por supuesto, también se debe reconocer que la oferta única de Uber se ha ido, en apariencia, desmoronando con el paso del tiempo. Elementos como conductores amables, la experiencia superior a cualquier taxi, y la seguridad añadida rápidamente le ayudaron a construir una gran audiencia de consumidores leales. Hoy, como lo pone expresamente El Universal, no es raro escuchar historias de agresión, robo, e incluso secuestro y violación de (o hacia) conductores.

Finalmente, y no menos importante, está la relación que tiene Uber con sus conductores. En su papel de trabajadores externos, no tienen las mismas prestaciones que los empleados regulares. Esto la ha puesto en jaque con varias autoridades de gobierno, que desaprueban de su forma de generar ingresos a costa de “freelancers”. Sin embargo, también crea un enorme distanciamiento entre la plataforma y quienes, al final del día, le prestan el servicio al público.

¿Cuál es la solución?

Uber técnicamente podría recuperar su posición como un servicio de transporte de élite de la noche a la mañana. El problema es que sería costoso. Sumar a los conductores a la nómina, establecer controles aún más estrictos de contratación, poner barreras y controles para que los viajes sean seguros mejorarían la calidad del servicio. Pero también incrementarían el costo general que percibe el público, algo que le haría perder, probablemente, a parte del mercado.

La otra opción es continuar construyendo una plataforma accesible de movilidad, a costa de algunos beneficios élite. Y en ese sentido, Uber no ha tomado malas decisiones. La creación de una suscripción integral es un paso en la dirección de un servicio masivo, a buen costo, pero que tal vez no puede entregar la misma experiencia élite con la que se fundó. Al final del día, todo debería de reducirse a la respuesta de una única pregunta para la marca tecnológica.

¿Qué quiere ser? ¿Un servicio excelente, pero caro, o una propuesta accesible lejos del ideal?

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados