• Se cree que los anuncios retirados de cualquier forma alcanzaron a su audiencia esperada

  • A la vez, la empresa no pone a disposición del público los comerciales que dejaron de circular

  • Google ha dicho que videos con deep fakes no son adecuados para campañas políticas

En términos económicos, la publicidad política es un negocio bastante considerable. De acuerdo con el Wall Street Journal, tan solo en Estados Unidos (EEUU) este tipo de anuncios deberían generar más de 10 mil millones de dólares (mdd) para 2020. Según Marketing Dive, mientras a la inversión en comerciales crecerá a seis por ciento global, la tasa para este sector de la industria sería de 57 por ciento en el país norteamericano. No se trata de cifras menores.

Aunque el gasto de los agentes políticos promete ser una fuente sin igual de ingresos, no está libre de sus controversias. Muchos agentes se preguntan si este tipo de anuncios siquiera debería existir en canales como las redes sociales. Otros creen que, en países como México (donde no existe un correcto marco regulatorio), podría ser un problema enorme. Estas dudas han provocado importantes cambios en las plataformas digitales más grandes del mundo.

De los retos y barreras de mayor peso esta la cuestión de la transparencia. Hay muchos agentes que creen que no habría ningún problema con la publicidad política. Al menos, no si los agentes que pagan por ella, así como quienes la despliegan, tienen medidas y términos que permitan a los usuarios saber quién la patrocina. O, en el caso que exista una violación a las reglas de los espacios, exactamente cuáles fueron. Hay varias carencias en este principio.

Google retira 300 anuncios de Trump sin explicación

60 Minutes encontró varios comerciales pagados por la campaña de reelección del todavía presidente de EEUU, Donald Trump. Estos anuncios deberían estar corriendo en los sitios de Google y YouTube, las plataformas donde se contrataron los servicios. Sin embargo, esta publicidad política fue retirada de circulación. Al menos así indica el reporte de transparencia de la subsidiaria de Alphabet. Lo que no se da a conocer, es la razón detrás de esta decisión.


Notas relacionadas


Mashable, que también retomó la información, apunta que Google y YouTube si difunden otros controversiales anuncios, entre ellos uno con falsas acusaciones contra su rival Joe Biden. Los comerciales retirados no salieron de circulación de forma inmediata, según el reporte. Algunos habrían corrido por hasta 19 días antes de ser sacado de sus plataformas. Asimismo, todo parece indicar que las plataformas sí recibieron y conservaron el pago por sus servicios.

¿Problemas a futuro para la marca?

La publicidad política ya se ha convertido en un dolor de cabeza para más de una compañía, no solo Google. Hace poco Twitter decidió dejar de aceptar los anuncios de este tipo en todo el mundo, en claro contraste frente a sus rivales. En abril, Facebook quiso poner candados a estos comerciales durante las elecciones de la Unión Europea, sin grandes resultados. Algunas marcas, como Burger King, incluso aprovecharon las controversias para hacerse promoción.

¿Será que Google podría meterse en problemas por esta información? Tal vez. Ciertamente no se ve muy bien en su reporte de transparencia poner varios anuncios que salieron del ojo público sin jamás explicar por qué. Esto no solo podría ponerle en jaque con la administración de Donald Trump, que ya ha demostrado antes su capacidad para afectar compañías. También podría crear una crisis de confianza con otros anunciantes, ya sean políticos o convencionales.

Por otro lado, todavía hay tiempo para que Google desarrolle una respuesta adecuada a esta situación. Ya la empresa ha publicado varias normas que limitan cómo los agentes políticos distribuyen anuncios a través de sus plataformas. Solo es cuestión que la empresa especifique por qué estos elementos de la campaña de Trump salieron de sus sitios. De dar una respuesta satisfactoria, en buen tiempo, entonces disiparía dudas y desconfianza que están surgiendo.

loading...