En medio de la pandemia que ha cobrado la vida de miles de personas alrededor del mundo, uno de los nombres que ha ganado especial popularidad es el de Bill Gates.

Casi desde el inicio del brote, el fundador de Microsoft se ha visto presuntamente relacionado con el nacimiento del coronavirus, hecho que ha puesto a Gates en el ojo del huracán en la avalancha de noticias falsas relacionadas con el virus.

Un hackeo y una presunta responsabilidad

Un reciente  reporte del New York Times y la firma Zignal Labs apuntan que el ícono tecnológico de 64 años es ya el nombre más “popular” en la desinformación en torno a la COVID-19. Tan solo en lo que va del año, se estima que hay más de 16 mil publicaciones distintas de Facebook que esparcen rumores sobre el filántropo. Y éstos han sido comentados poco menos de un millón de veces.

Sin que ninguna de estas teorías fuera demostrada al momento, lo cierto es que ahora Bill Gates está nuevamente en el centro de la opinión pública, luego de que se anunciara un hackeo a una de las fundaciones del empresario, mismo que habría revelado presuntamente información sobre el nacimiento del coronavirus.

Desde The Washington Post, han informado que alrededor de 25 mil direcciones de correos electrónicos y contraseñas que parecen pertenecer a personas que trabajan en la Fundación Gates, la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Institutos Nacionales de Salud y otras organizaciones que luchan contra como el Ia pandemia como el Instituto de virología de Wuhan, fueron publicadas en algunas plataformas online por «activistas anónimos”.

La investigación que se atribuye a la organización no gubernamental STEn Intelligence Group no indica si se tratan de datos reales o no; sin embargo, el diario cita a un investigador australiano de ciberseguridad llamado Robert Potter quien a confirmado que cuando menos los usuarios y las contraseñas de la OMS si son reales.

De manera inicial, el reporte indica que el listado de las contraseñas fue publicado en 4chan, para después ser republicado en un Pastebin una aplicación web que permite a sus usuarios subir pequeños textos.

Específicamente, la presunta información filtrada señala el origen de la pandemia y apunta que el COVID-19 “fue dejado a través de un bloque de hielo seco cerca de salida de aire en un mercado de pescado por tratarse de un lugar ubicado en el mismo edificio que el centro de la red ferroviaria de alta velocidad más grande del mundo”.

¿Conspiraciones reales?

Por el momento se ha indicado que una parte de estas contraseñas y usuarios son reales, mismas que formarían parte de hackeos previos, mientras que el resto podría corresponder a cuentas inventadas.

PAra muchos el movimiento se trataría de de una acción para desacreditar los esfuerzos de Gates y sus fundaciones en la búsqueda de una vacuna.

The Washington Post indicó que la Fundación Gates afirmó que “están monitoreando la situación, pero no tienen pistas de que se haya producido una filtración”.

Lo cierto es que sin poder decir si los datos de la filtración son ciertos, lo único que queda en claro es que la reputación de Gates y Microsoft ahora mismo se encuentra en tela de juicio, por lo que para muchos es una fake news.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299