Hacia una experiencia única

. Tan sólo bastaba saber qué día y a qué hora se celebraría el partido y una larga tribu de aficionados ataviados con los colores sagrados del club en cuestión, colmaban las tribunas para alentar con cánticos y con su presencia a que se consiguiera la victoria.

Hoy, esta historia se sigue repitiendo semana tras semana en todo el orbe. Pero la irrupción de nuevas tecnologías, han cambiado la relación que los fanáticos tienen con el futbol como tal, y con los clubes, en lo particular.

Mientras que las marcas se devanan los sesos en busca de fomentar la lealtad de los consumidores hacia ellas para que éstos no cambien y sigan comprando sus productos, el futbol parece haber resuelto este aspecto desde el momento mismo de su nacimiento y hoy las preocupaciones pasan por agregarle valor a esta relación.

Ningún seguidor apoya una semana a una escuadra y cambia de parecer al siguiente partido. Es más, su equipo puede perder la categoría pero más allá del infortunio deportivo, la lealtad a éste continuará. No ocurre lo mismo, con aquel que busca un litro de leche o un desodorante en el anaquel de una tienda: si no encuentra su marca, buscará algún sustituto que se le equipare. En este deporte, esto es simplemente inaceptable y fuertemente ofensivo.

El llamado Fan Engagement busca enganchar a los fanáticos más allá de la lealtad a toda prueba que ya tienen. Y para ello que mejor que aprovechar los beneficios de la era digital. Se trata de que las innovaciones tecnológicas mejoren el ya interesante hábito de acudir a presenciar un partido en vivo.

¿Cómo motivar a alguien que siente pasión por unos colores a abandonar la comodidad de su sofá favorito y ver el partido por televisión y en cambio, lanzarse a sentir la qué debería de ser una de las mejores experiencias de su vida en el estadio?

Hot Spots Masivos

En este sentido los recintos juegan un papel decisivo. Si los seguidores pueden conectarse al WiFi del inmueble están en posibilidad de recibir un cúmulo de ofertas y promociones de los franquiciatarios de comida, conocer la ubicación y disponibilidad de los baños más cercanos a su asiento, así como dónde hay lugares vacios en el estacionamiento para dejar el coche. Y por supuesto, interactuar en redes sociales con otros aficionados que también estén allí mismo presentes o con otros que no lo estén. Algunos recintos de equipos de la NFL como el Sports Authority Field de Denver, el Gillette Stadium de Nueva Inglaterra o el Levi’s Stadium de San Francisco ya ofrecen estos servicios en apps que los fans bajan en sus teléfonos inteligentes.

Esto mejora la experiencia de visitar el estadio, la vuelve más placentera y maximiza las oportunidades comerciales antes de que inicie el partido y mientras éste se desarrolla.

Se busca incrementar la relación emocional entre un aficionado y su club favorito mediante interacciones positivas. Mientras más tiempo le dedique y más interactúe, podemos hablar de un seguidor más enganchado con sus colores y más feliz de establecer mayores y más fuertes vínculos con él.

Adicionalmente esto genera una gran cantidad de datos personalizados de cada uno de los seguidores. Ya no sólo se conocerá dónde vive y con qué frecuencia asiste a ver en vivo los partidos. También se podrá conocer qué tipo de coche tiene, dónde lo deja estacionado, cuál es su comida favorita, con quien interactúa y mucha información que pueden servir para que los clubes hagan que cada visita al estadio sea verdaderamente un sueño cumplido y una experiencia única.

Si los aficionados transmiten estas vivencias en sus redes sociales, habrá un efecto multiplicador que hará que otros conocidos también quieran vivir esas experiencias lo que potencia la sensación del fanático original. En síntesis, se estaría viviendo una completa Fan Experience.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.