Hábitos y tribus de consumidoras contemporáneas

Marketing

El mercado femenino tiene tasas de crecimiento superiores incluso al mercado de China e India. Entender el entorno de vida de una mujer contemporánea puede ser peligroso para los sintéticos. La realidad es que hay muchos tipos de mujeres, por lo que es imposible encajonarnos en un solo perfil.

Quizá agruparlas por intereses puede ayudar a definir aquellos comportamientos recurrentes que definen nuestra identidad. Existen algunas tribus por estilo de vida que describen bien la realidad de una mujer actual, para analizar este mercado valioso es un error limitarse a segmentar por edad o la situación familiar.

Baby boomers de Casino
Esa viejita adorable que retrata Pixar en Coco está quedando en el pasado. Muchas abuelas contemporáneas tienen sus actividades lúdicas independientes de sus roles familiares. El segmento A-B y C+ son las usuarias ideales de casinos y centros de juego, incluso muchas de ellas no tienen en sus hábitos el pasar tiempo con la tercera generación. Quienes han logrado su independencia financiera, buscan alternativas en el consumo de entretenimiento.

Chavas rucas al ataque
Quienes están sobre la década de los cuarentas quizá sean las primeras jefas de familia con tatuajes. Las chavorucas nacidas entre 1960 y 1970 están preparándose para su edad adulta cambiando al mercado hacia la aceptación de un estilo de vida diferente al de sus madres, estas usuarias requieren tener alto sentido de pertenencia de grupos de amistades, algo como el concepto de la serie Friends pero 20 años después; hay grupos homogéneos de sólo mujeres y los hay también de ambos sexos. Ellas tienen hijos mayores que incluso son ya independientes.

Forever free, forever happy
Al mismo tiempo, confluye una generación de mujeres autosuficientes que disfrutan su libertad y poder de compra. En algunos casos su familia son ellas mismas. El INEGI reporta que hoy en día solo el 30% de las familias en México están conformadas de la forma “tradicional”. Las mujeres Forever free se sienten plenas en su contexto. Practican el mindfulness y gastan sus ingresos en sí mismas.

Nasty moms
Son quienes están conformando sus familias y rondan por los treintas y cuarentas, estas mamás del milenio consumen de una oferta saludable, natural, orgánica, y muy importante, sin azúcar. La obesidad como problema de salud pública ya se ha colado en la conciencia de una generación completa. Las más susceptibles a esta tendencia son las del segmento A-B y C+. Son quienes buscan mantener su cuerpo en buen estado, para ellas el Wellness se llama Fitness.

Mamá luchona
Estas mujeres retratan la realidad más común del segmento C- y D en México. Pueden ser jefa de familia o estar casadas, ellas invierten el 80% de sus recursos en la manutención o gestión de las labores del hogar. Algunas ya son abuelas a los treinta o cuarenta, repitiendo el patrón familiar de aplazar estudios a temprana edad por la crianza de los hijos. Cabe recordar que nuestro país tiene el primer lugar mundial en embarazos adolescentes. Para estas usuarias lo más importante es alimentar a su familia, además son conscientes de sus percepciones económicas limitadas. Su poder de consumo está relacionado a los hitos de su vida familiar y personal.

Existen muchos otros estilos de vida en las mujeres mexicanas, vale reflexionar sobre los problemas que inhiben el poder de compra de cada segmento.