Guía de sueldos 2018: Salarios en mercadotecnia, publicidad y medios durante el año electoral

 

Un Juego de ajedrez

Está claro que el ritmo que tome la historia de las elecciones, así como su desenlace el próximo 1 de julio serán el principal factor que marque la pauta que sigan las empresas y profesionales en este año, pero hay otros temas que apalancarán esta situación; hablamos de las negociaciones del TLCAN y Rusia 2018.

Sabemos que mientras no exista una resolución para bien o para mal con Estados Unidos y Canadá, la incertidumbre continuará. Un estudio sobre ‘Tendencias del mercado laboral mexicano’, realizado por Michael Page señala que para este año las elecciones, así como las negociaciones del Tratado de Libre Comercio y el el ritmo con el que continúe llegando la inversión extranjera, tendrán una fuerte influencia en el contexto económico y, por ende, en los salarios y el mercado laboral.

De hecho, un informe de Merrill Lynch difundido en enero pasado proyecta un escenario un tanto escéptico. De acuerdo con el banco con sede en Nueva York, las negociaciones del TLCAN, no alcanzarán un acuerdo en la ronda final que se celebrará entre este mes y marzo; más aún, señala que tienen un 70 por ciento de probabilidades de extenderse hasta después de las elecciones en México, incluso de los comicios intermedios de Estados Unidos que se celebrarán en noviembre próximo.

Aunque tanto analistas, autoridades e industria esperan que las pláticas lleguen a buen puerto. Ejemplo de ello es que el 51 por ciento de los consultados por el Departamento de Investigación de Merca2.0 consideran que sí se llegará a un acuerdo.

No obstante, no deja de existir un análisis y proyección del panorama en caso contrario. Al respecto, cifras entregadas por The Atlantic Council indican que con la salida de Estados Unidos del tratado comercial, sus exportaciones hacia México en el sector de azúcar y confitados caerían 49 por ciento y, en el caso de los productores mexicanos, se contraerían 22 por ciento. En tanto, la entrada de bebidas y productos de tabaco estadounidenses a territorio mexicano se reducirían cerca del 39 por ciento, mientras que el envío bajaría un 28 por ciento. 

El sector de moda y automotriz serían de los más afectaos por una posible disolución del acuerdo, sobre todo si consideramos que 40 por ciento de los insumos de la industria manufacturera en Estados Unidos son de origen mexicano.

En el caso de la publicidad y mercadotecnia, la industria es consciente que Estados Unidos es el principal socio comercial de México, y una hipotética salida se ve como un duro impacto. Entre los principales efectos que se vislumbran, se destaca que 23.9 por ciento de los consultados como parte del ‘Estudio Sueldos y Salarios 2018’, anticipan un incremento de la inflación, mientas que otro 15.6 por ciento prevé una drástica disminución de la inversión extranjera.

“De que afecta, afecta. Nos afectará a todos. No tengo claro cuanto tiempo pasará para que sientan las consecuencias. Para nuestra industria en especial, no se sentirá tan fuerte durante 2018 por las elecciones y el Mundial. Pensaría que durante 2018, el tema no se moverá mucho. Aunque insisto, el dinero que deje de entrar para ciertos productos, campañas categorías, creo que se puede reemplazar con otras”, explica José Montalvo, CEO de Montalvo KD.

Queda claro que la atención tanto de la industria como de la gente se dirige con mayor sintonía hacia la expectativa respecto a lo que suceda con las negociaciones. Y, aunque en general la postura es cauta y mesurada, existe un ánimo positivo; la idea está fija en que el acuerdo comercial se mantenga y que no existan cambios abruptos en la generación y calidad de empleos.

Para Salvador de Antuñano, director de Recursos Humanos de Adecco México, “el Tratado de Libre Comercio es un tema fundamental para que realmente podamos tener la tranquilidad, de que si se mantiene el acuerdo comercial, podremos continuar en este modelo ‘ganar-ganar’ que de alguna manera significa para el país, pero de no ser así, seguramente tendremos que absorber de alguna manera todo lo que se pierda”.

José Montalvo, CEO de Montalvo KD.

Sin embargo, tanto la tensión producto del TLCAN, como la postura conservadora de las empresas, dejan entre los profesionales la sensación de un año lleno de retos y una mayor carga de trabajo.

Así lo refleja la opinión de los consultados en el Estudio Sueldos y Salarios 2018, realizado por el Departamento de Investigación de Merca2.0, principalmente entre los millennials (más del 42 por ciento) y xennials (43 por ciento) quienes consideran que de mantenerse el TLCAN no habrá cambios significativos en el país y que habrá mayor inversión extranjera pero, en contraparte, piensan las condiciones laborales seguirán en un estatus similar.

Su perspectiva no dista mucho de lo que se prevé para el mercado laboral. De acuerdo con la ‘Encuesta Expectativas de Empleo’ realizada por Manpower Group, los empleadores mexicanos reportan planes de contratación estables para el primer trimestre de 2018, donde el 81 por ciento refiere que se mantendrán sin cambios, un 14 por ciento considera hacer crecer sus plantillas y sólo un 4 por ciento prevé algún recorte.

Estos datos demuestran que no existe un ánimo de incrementar los equipos de trabajo, por lo que las empresas enfrentarán la mayor carga producto de las elecciones y el mundial con los mismos recursos humanos con los que contaron el año pasado.

Rusia 2018,luz y sombra

Hasta ahora observamos que tanto las elecciones como el TLCAN mantendrán un clima tenso, y que el mundial podría jugar un doble efecto: sabemos que Rusia 2018 no tendrá mucha influencia en lo político en México, pero sí es motivo de mucha conversación entre la gente a nivel nacional. También se genera mucha actividad económica que, si bien es temporal, para muchos sectores, entre ellos el de la mercadotecnia y publicidad representará una mayor carga de trabajo.

El lado positivo es que generará actividad económica y pondrá un aliciente al ánimo colectivo que lo distraiga de la incertidumbre producto del proceso electoral y el Tratado de Libre Comercio las elecciones y el TLCAN. Por citar sólo un ejemplo, el partido entre México y Croacia de la Copa del Mundo Brasil 2014 registró 49.2 de rating, entre Televisa y TV Azteca, según cifras de IBOPE, un récord para un partido de futbol en México.

Esto representa el gran interés que existe en el país por lo que suceda con la selección mexicana y el Mundial, lo que se traduce en una importante actividad económica, en especial para la industria del marketing y publicidad; anuncios, activaciones, promociones, se verá de todo en los próximos meses.

Así lo explica Mauricio Gutiérrez, director general de JeffreyGroup México, al considerar que en el caso del mundial, “las marcas (fundamentalmente) de consumo requieren de estrategias de engagement que les permitan no sólo conectar, sino conversar y promocionar sus productos entre sus actuales consumidores y targets; lo anterior se traduce en poder combinar tácticas de comunicación y marketing digital (SEO, SEM y SM) con tácticas de PR, de experiential y de generación de contenido, todo bajo una sola narrativa (storytelling)”.

El 54 por ciento de los xennials anticipan que pese al evento deportivo y los comicios, las empresas no contactarán más gente ni otorgarán un incremento salarial

Sin embargo, hay otra cara de la moneda; un aspecto no tan positivo. Y, es que tanto las empresas como los profesionales saben que habrá mayor actividad laboral, pero ante un panorama como el que presentan las elecciones y las negociaciones del TLCAN, la contratación de más gente se ve poco probable en la industria.

Al menos esa es la opinión que tienen los profesionales respecto a la Copa del Mundo, ya que casi un 48 por ciento de los millennials y 54 por ciento de los xennials anticipan que pese al evento deportivo y los comicios, las empresas no contactarán más gente ni otorgarán un incremento salarial, pese a que la carga de trabajo será considerablemente mayor en los próximos seis meses.

El reto para las empresas será transmitir la confianza que su gente necesita para mantener el compromiso y empuje. Alejandra Paczka, directora de Recursos Humanos de Microsoft México, señala que “la relación entre el empleo, la capacitación, la familia, la sociedad, son los puntos clave para lograr una mayor productividad en México y eso lo vamos a lograr precisamente apostando por el país”. Si las empresas logran este equilibrio, consolidarán equipos fuertes y comprometidos.

De hecho, de acuerdo con los consulados por el Departamento de Investigación de Merca 2.0, después de los incrementos salariales (38 por ciento), los bonos de productividad (30 por ciento), capacitación (25.5 por ciento) y planes educativos (25.4 por ciento) son los beneficios más valorados.

Cautela y confianza, las claves

La historia de 2018 será la de una película de suspenso, no sabemos qué va a pasar y todos tienen la sensación de que será algo no muy bueno, pero también mantienen la esperanza que todo se resuelva.

Sólo tenemos certeza que elegiremos nuevo presidente (entre otros cargos públicos), deberá haber una resolución para el TLCAN y que el mundial traerá emoción a mediados de año. En los dos primeros casos no sabemos cuál será el resultado, pero en con Rusia 2018 se sabe que habrá mucho más trabajo en sectores como el de la publicidad y mercadotecnia.

Rosy Morett, gerente de Recursos Humanos en Microsoft México

La tónica que prevalecerá sería guardar calma y tomar mesura, y será fundamental que las empresas transmitan confianza a sus equipos de trabajo. Rosy Morett, gerente de Recursos Humanos en Microsoft México, sostiene que “sin duda será un año retador, que hoy más que nuca lejos de tomar decisiones que nos impidan ir hacia la transformación, no sólo de sus procesos, también de su gente, lo que la industria necesita y que hará la diferencia de ser una de las mejores organizaciones para trabajar, es el momento de confiar en México y de confiar que como empresas, lo principal en lo que deben trabajar es por y para su gente.

En ese contexto, existe una combinación de factores, si bien hay incertidumbre por las elecciones, el TLCAN y el mundial, hay señales que indican que el país resistirá, organismos como la OCDE señalan que para este año la economía mexicana continuará creciendo pese a un entorno incierto. Esto les transmite calma, pero no les hace precipitarse por el contrario, buscarán hacer los os menores cambios posibles y solventar el primer semestre eficientando recursos y equipos.

Basta con ver lo que señala el reporte sobre las expectativas del empleo de Manpower Group, en e que una de las tendencias que se observan para este año es que las intenciones de contratación permanecen relativamente estables, al menos para el primer trimestre.

Entonces, ante la incertidumbre y la mayor carga de trabajo, así como los mínimos cambios en la industria, una de las claves será transmitir confianza y estabilidad a los equipos de trabajo. Invertir en capacitación, en incentivos que se traducen en un mayor bienestar y calidad de vida para los colaboradores.