Estados Unidos.- Los drones son el futuro del reparto y son muchas las firmas que están apostando por ellos. Un buen ejemplo de ello es la empresa de mensajería DHL que ha implementado en África un sistema de entrega usando drones. Aunque, ahora, la firma que está siendo noticia por las entregas con drones es Google, en concreto una división de Alphabet (la empresa matriz de Google), quien se ha convertido en la primera operadora de drones en recibir la autorización del gobierno de Estados Unidos para la entrega de productos a los consumidores de Virginia.

Wing, la compañía de Google, tendrá, por lo tanto, las mismas certificaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Transporte de Estados Unidos que las pequeñas aerolíneas. Con esta aprobación, podrá iniciar la entrega de sus productos de consumo durante los próximos meses.

Los lugares de reparto quedan limitados

Eso sí, el reglamente sobre drones aún no permite la mayoría de vuelos sobre multitudes y áreas urbanas, algo que va a limitar los lugares en los que Wing va a poder operar. Por otra parte, para obtener la aprobación, las autoridades estadounidenses exigieron a Wing crear extensos manuales, rutinas de entrenamiento y una jerarquía de seguridad, al igual que debe hacer cualquier compañía aérea.

Frente a esta aprobación para que Google pueda hacer reparto con sus drones, se han quejado varios operadores de drones ya que han criticado que el proceso de aprobación era demasiado complicado, alegando que varios requisitos eran exigibles para una aerolínea chárter pero no para una compañía que opera drones.

Es un híbrido entre un avión y un helicóptero

Lo que sí queda claro es el poder de Google en el sector al ser la primera en obtener la autorización gubernamental para realizar vuelos con drones y es que hasta ahora, una gran cantidad de compañías que trabajan en programas de prueba han obtenido exenciones de la FAA para realizar vuelos de demostración o para realizar entregas en distancias cortas pero nunca ha habido una compañía de drones aprobada según las regulaciones para garantizar la seguridad de las aerolíneas chárter tradicionales o los pequeños transportistas de carga aérea.

El dron de reparto de Wing (empresa de Google) es de un ala y se trata de un híbrido entre un helicóptero y un avión. Puede despegar verticalmente y volar horizontalmente a altas velocidades. En cuanto a los paquetes, los llevará en la parte baja, llevándolos a los patios de las personas con una correa mientras se encuentra a una distancia segura sobre su cabeza.