En tiempos como los actuales en los que el terreno de competencia es mucho más grande y agresivo, cualquier elemento de diferenciación, por pequeño que parezca, juega a favor de las marcas, en donde el diseño del logo es, sin duda, uno de los más importantes.

Recordemos que cuando una imagen de marca logra ser memorable atrapa la atención de las audiencias un 13 por ciento más que aquellas cuyo fondo sólo es informar, al mismo tiempo que consiguen que los consumidores sean 7 por ciento más propensos a conocer sobre una firma y un 6 por ciento más a pensar que la marca tiene mejores niveles de innovación que su competencia, según estimaciones de Siegel+Gale.

Renovación constante

Con estas cifras de antesala, es posible que una buena estrategia sea conservar aquellos logos que, de cierta manera y por los factores que sea, han logrado ubicarse en el imaginario de los consumidores.

Aunque esto es una premisa que la mayoría de las empresas conoce y pone en práctica, lo cierto es que la diversificación de medios, la exigencia de consumidores que buscan marcas que demuestren sus valores y la necesidad de comunicar más con menos en la era de la inmediatez a lleva a diversas firmas a renovar sus insignias de marca.

Casos como los Volkswagen o Kia en el terreno automotriz o el de Play Station y Windows en el sector del entretenimiento y tecnológico, durante los últimos meses hemos sido testigos de diversos cambios en la materia, a los cuales ahora se suma uno más.

Nuevo rostro

Se trata de GoDaddy, plataforma de registro de dominios de internet u de alojamiento web, que anunció el cambio en su logo, mismo que intenta demostrar las prioridades de la empresa mismas que, a decir de la propia compañía, son empedrar, conectar y apoyar digitalmente a los emprendedores a lo largo del mundo.

Esta nueva insignia es identificada bajo el nombre de “the Go”. Se caracteriza por eliminar el nombre de la marca y quedarse con la imagen, desde 2018, sustituyó a la mascota de la firma en un proceso también de rebranding.

En aquel momento, la firma se eliminaba la cara de una persona que la habría acompañado como su mascota, al mismo tiempo que cambiaba la tipografía y el color de su marca.

Ahora, la firma ha decidido eliminar la indicación “GoDaddy” de su logo y quedarse sólo con la imagen que asemeja un corazón.

La tendencia unbranded

Lo hecho por la firma en términos de diseño, bien podría pasar como un ejemplo sutil de la corriente que se conoce como unbranded, dentro de la cual elementos característicos y explícitos de identificación de las marcas pasan a un segundo plano dentro de las acciones para conectar con el consumidor, y se privilegian aquellos conceptos y valores que caracterizan a la marca así como las necesidades que su oferta puede solucionar, sin que está última sea el centro de la conversación.

Es decir, hablamos de estrategias que llevan al mínimo la presencia de la marca y sus productos para construir o reforzar su imagen desde aristas inesperadas o convergentes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299