• Se espera que los cambios que propone GM le representen un cambio positivo de unos mil 100 mdd

  • En términos netos, se espera que estos cambios sean de unos 300 mdd

  • Hace dos semanas, la marca automotriz presentó una Hummer eléctrica con la que busca enfrentarse a Tesla

Varias compañías enfrentan grandes retos financieros en su día a día. Las acciones de un sinfín de empresas en China han empezado a desplomarse a raíz de la crisis desatada por el coronavirus. A finales de enero, Samsung anunció que había perdido el 53 por ciento de sus beneficios a tasa anual. Por su lado, desde 2019 que la marca Uber registra pérdidas constantes y multimillonarias en la bolsa. Y a inicios de febrero, el rendimiento de Nike en América Latina la obligó a salir de varios países.

Que una marca experimente números rojos no es algo poco común, sin importar el tamaño de la operación en cuestión. Y también hay varias formas de resolver este reto. De acuerdo con Chron, la mejor forma de actuar para los negocios es, por supuesto, recortar cuantos gastos innecesarios sean posibles.  Por su parte, Keap señala que también se pueden cambiar las condiciones de pago a los clientes, con el fin de incrementar la liquidez. Startacus en cambio sugiere negociar con socios, proveedores e inversores.

En el caso de las compañías más grandes, específicamente aquellos negocios que tienen escala global, también es una opción salir de los mercados menos redituables. Por lo general, no toda marca estaría cómoda tomando esta decisión. Principalmente porque volver a entrar a un país, luego de haberlo abandonado en el pasado, puede ser notablemente costoso aún si la compañía ya se ha recuperado. Pero hay organizaciones, como ahora GM, que se ven orilladas a la decisión sin mayor remedio.

Una marca automotriz abandona varios mercados

De acuerdo con Reuters, la gigantesca productora de automóviles acaba de tomar varias radicales decisiones para su negocio. En primer lugar, GM disminuirá sus operaciones en Australia y Nueva Zelanda de forma significativa, casi desapareciéndolas. Lo anterior no solo abarcaría ventas, sino también tareas de diseño e ingeniería dentro de estos países.  Esto, como parte de los esfuerzos de la marca para salir de mercados no tan provechosos fuera de Estados Unidos (EEUU) y China.


Notas relacionadas


Pero eso no es todo. La compañía automotriz también se planea deshacer de una de sus marcas para 2021. Específicamente mataría la línea Holden, exclusiva de Australia y que está bajo control de GM desde hace casi un siglo. Los cambios no se limitan a Oceanía. También en Asia, la empresa aseguró que había llegado a un acuerdo con Great Wall Motor Co, un negocio de China. A esta socia le cedería el control de una de sus plantas de manufactura más importantes en Tailandia.

¿Una decisión prudente de parte de GM?

La liquidación de unidades de negocio no es algo nuevo en la industria. Por ejemplo, WeWork, tras su desastrosa debacle cuando intentó salir a la bolsa, tuvo que vender su agencia Conductor de vuelta a sus dueños originales en diciembre pasado, según The Drum. En julio pasado, se decía que Nike estaría considerando deshacerse de Hurley International a raíz de sus pésimas ventas. Y hace un par de semanas, Forever 21 tuvo que rematar su marca luego de una muy dura bancarrota.

Habría que ponerse a pensar si GM está tomando una buena decisión al liquidar tantas de sus operaciones en regiones clave como Asia y Oceanía. Es cierto que los mercados más fuertes de la marca están en los EEUU y China. Sin embargo, también es cierto ha generado varios miles de millones de dólares (mdd) dentro de Australia, Nueva Zelanda y Tailandia. Además, como se dijo antes, si en algún momento quiere volver a estas regiones, le será muy costoso iniciar de cero.

Por otro lado, hay que reconocer que la idea de recortar gastos y crear negocios productivos resulta, casi necesariamente, en tomar estas decisiones complejas. La marca, si desea recuperar su estabilidad financiera, ciertamente tendrá que salirse de estas regiones. Ya si en un futuro considera que vale la pena regresar y hacer la inversión, que así sea. Pero no es una buena idea solo mantenerse en una región que es más una carga que un beneficio solo por si llega a ocuparse.